Archivos de la categoría Lo Bebido

Vinos gastro

Tendencias del vino de la A a la Z

Vinos gastro

Mucha agua bajo el puente. Mucho que apuntar, muchos movimientos en estos 18 años de vida del siglo en curso. Hemos visto y disfrutado de muchos descorches, muchos Descorchados, muchas Mesas de Cata. Nuevos personajes que cobran protagonismo: Sommelieres, dealers. Zonas productoras que resurgen del anonimato, pequeños productores que imponen sus vinos artesanos en revistas especializadas extranjeras. Puntajes perfectos, burbujas nacionales,   Este es un recuento de tendencias del vino chile durante el siglo en curso. Un recorrido que ocupa como estaciones las letras del abecedario pero que también va hilando los conceptos que construyen el panorama vitivinícola actual, nuevas tecnologías, cepas por descubrir. Una polaroid del vino en Chile hoy. Y créannos que hay multitud de motivos para brindar de la A a la Z.

Asociaciones. Desde Wines of Chile para abajo. Asociaciones de viñateros independientes como MOVI y la más reciente Asociación de viñateros de Aconcagua. Con metas y proyectos distintos, de posicionar la imagen del vino a nivel internacional, a nivel país o levantar rutas patrimoniales y venerar una cepa como lo hizo  VIGNO (Asociación de viñateros del Carignan) o el trabajo de cooperativas como el modelo de Cooperativa Agrícola Vitivinícola Loncomilla, hasta la Asociación de productores de Itata. La consigna ha sido sumar, mover el carro. En este camino que se ha ido fraguando una nueva valoración del vino chileno que comienza a desmarcarse de la etiqueta de sólo ser un best value y ya hay esfuerzos visibles.

Biodinamismo. La viticultura biodinámica es más que ausencia de plaguicidas y fertilizantes industriales. Es una rutina ancestral, incluso anterior a Rudolf Steiner (su padre intelectual). Obedece a ciertos patrones de la naturaleza y manejo del campo que vieron su primer exponente en Chile en el ícono de viña Emiliana: G, el primer vino biodinámico chileno certificado a cargo de Álvaro Espinoza que también es otro pionero como enólogo que arma sus proyecto personal, donde involucró su filosofía enológica sin cortapisas en Antiyal (1998). Pero hay más viñas que han seguido este camino, sin necesidad de refrendarlo en la etiqueta. Viñas como Odfjell, Koyle, Matetic, Veramonte y Lapostolle también ocupan este modelo de viticultura que conjuga ciencia, auto sustentabilidad y conexión con la tierra y los astros para hacer sus vinos.

Cinsault. (Sinsó) Generalmente una variedad llamada también “cargadora” que junto a las viejas parras de Moscatel le han venido a cambiar la cara a los pequeños productores del valle de Itata. Fundacional fue el trabajo de Marcelo Retamal y el Cinsault Viejas Tinajas de De Martino y su línea más frugal Gallardía. Hay muchos productores artesanales que han visto potencial en esta cepa. Para entender los matices de la misma, les recomendamos probar las versiones de bodegas como Koyle (Biodinámica), A los Viñateros Bravos, Montes de la serie Outer Limits, Los Despedidos de San Pedro, entre otros grandes que se suman al encanto de esta cepa mediterránea. Al final del arco está  el reciente Cinsault de una viña como Ventisquero que lo instaló en su portafolio en el segmento Gran Reserva.

Dealers del vino. Profesionales, amantes, negociantes. De todo un poco. Éste es el perfil de quienes venden botellas especiales, son cazadores de etiquetas que trabajan para cazadores tan ávidos como ellos. Buscadores de joyitas inubicables, también alimentan nichos mínimos, pero que, con el tiempo, ya han tomado su espacio y algunos hasta armado sus propias tiendas. Es el caso de Rafael García y Santos (www.boutiqueterroirs.com), Diego Edwards info@efwines.cl, quien se especializa en trabajar con vinos franceses. Alessandro Alessandroni vinos italianos (www.iqwine.cl). Y actores más recientes como Marco y Sebastián De Martino a través de su plataforma Vigneron.

Espumantes. Después de décadas de hegemonía del Demi-Sec hay que reconocer que la palabra Brut llegó para quedarse entre las burbujas nacionales. El boom se desató y todas las bodegas que pudieron se lanzaron con su línea de espumantes. Incluso hay viñateros independientes invirtiendo tiempo y pasión en este estilo como es el caso de INICIO de OC Wines. Desde el norte, emergen experiencias como Francisco de Aguirre o Tabalí. Más al centro emergen las burbujas de Indómita, Misiones de Rengo y las experiencias de Miguel Torres, J. Bouchon que usaron la cepa País.

Más al sur, están las que embotella en el Bío-Bío Cono Sur, Valdivieso, Aquitania, entre otros. Ahora los que ya dieron un paso más allá y la categoría Brut les quedo estrecha van a la experiencia del Brut Nature donde Morandé nuevamente se instaló como pionero y le siguen otras experiencias como la que propone Loma Larga y su Brut Nature en base de Cabernet Franc del valle de Casablanca. Menos azúcar, menos helado de piña, aprecio de una acidez más filosa. El paladar se sofisticó y nuestros espumantes también.

Fortificados. La experiencia por este lado del mundo más cercana era la de algunos vinos fortificados argentinos como el Malamado de la bodega Rutini. Pero en Chile, salvo los ejemplos de los vinos asoleados, está la temeridad de François Massoc de la viña Calyptra dio con un brebaje proveniente del Cachapoal pelea hasta con el Tawny (Oporto) más engreído. Proviene de una mezcla tinta envejecida en roble en el sistema de solera al estilo de los vinos de Madeira. En la boca se expresa goloso y envolvente, con notas de ciruela deshidratada y sensaciones que lo emparentan con algunos “enguinda’os” y hasta puede maridar platos de carne de caza. Acá hay otro camino para nuestros vinos

Gadgets. El conocimiento de las distintas variedades nos ha ilustrado de la importancia de la temperatura de servicio. Lo mismo que conservar correctamente las botellas cerradas y las abiertas. Así, nacen los savers (conservadores para vinos tranquilos y espumantes), enfriadores o cubeteras portátiles, termómetros. Pero, también los famosos aireadores, decantadores y cristalería específica para cada variedad es lo que el consumidor va exigiendo en winebars y restaurantes que honran a esta bebida. Pero más que tecnología a disposición, el “gadget” más irremplazable de todos –que ojalá se nos vaya haciendo más usual en comedores de lujo y de punto fijo- sigue y seguirá siendo el Sommelier.

Huevos de concreto. Montsecano fue uno de los primeros en utilizarlos en la escena local. Pero también son clave en el Pinto Noir que Daniela Salinas (la  @eggnologa) vinificó en Casablanca en las dependencias del Grupo Belén y dio forma a su Despechado. Allende Los Andes, Juan Pablo Michelini también los utiliza para vinificar su Zorzal Eggo. Son la respuesta moderna al efecto vortex (del fluir de la energía en forma circular) y aunque en un comienzo su uso era algo más esotérico que práctico y resulta que cada vez son más los enólogos y las bodegas que los utilizan para eliminar sedimentos, fermentar y guardar los vinos.

Itata. El cauce del río Itata al sur de Talca es la vena fluvial del valle del mismo nombre donde se encuentran los campos viníferos que superan las 10.000 hectáreas y hay profusa presencia de moscateles (otro rescate que toma fuerte en este terruño), uva país, cabernet y la cepa “cenicienta” del último tiempo: cinsault. Esta denominación se ha alzado como una de las zonas que más producciones independientes ha generado en el último tiempo. Además, es cuna fértil de producciones de vinos campesinos País, Carignan e incluso Malbec, que provienen de parras centenarias y sometidos a vinificaciones que tienen mucho de artesanal.

James Suckling. Crítico de vinos, sino la figura más influyente del vino a nivel mundial que ya puntuó a viñedos Chadwick (ver nota acá http://ellibero.cl/guia-de-tiempo-libre/eduardo-chadwick-el-hombre-del-2018-para-la-revista-decanter/) con  un puntaje perfecto. Otros vinos chilenos que también han logrado este puntaje superlativo provienen de distintas zonas productoras. En este caso Colchagua (Clos Apalta), Maipo (Almaviva) y Aconcagua (Seña). El periodista rescata que el gran momento del vino chileno es hoy. Sobre todo cuando ha puntajes redondos y de dos ceros para  condecorar al impecable Neyen Malbec, de Apalta, un vino manejado orgánicamente y que trabaja una cepa relacionada con la viticultura trasandina.

Kilómetros en expansión. El mapa de los valles y las zonas vitivinícolas parece no tener cota, de norte a sur, de cordillera  amar y en distintas alturas. Como si por arte de magia nuevas zonas se anexaron a la producción. Falso y a la vez real. Zonas que se conquistan como la experiencia de Felipe Tosso y el proyecto Tara (Huasco), pero también toda una zona que encontró en Limarí una tierra que más que uvas pisqueras encontró en cepas como Syrah un clima donde expresar toda su tipicidad.  Más al sur, vemos cómo emergen zonas “nuevas”, que siempre estuvieron produciendo, con parras centenarias como las que se pueden hallar en Bio Bio o Maule, hasta experiencias en el valle de Malleco o incluso más al sur donde ya hay vinos tintos ligeros y deliciosos (Pinot Noir) como los que producen los hermanos Porte (Crouchon de Coteaux de Trumao) o el vino que experimentalmente trabaja Camilo Hornauer en el Lago Riñihue.

Levaduras Nativas. Tal como explica muy sucintamente la publicación  El Vino de la A a la Z de Mariana Martínez (que éste compilado reverencia de alguna forma), las levaduras salvajes se encuentran naturalmente en la piel de las uvas  y a diferencia de las levaduras industriales (nacidas en un laboratorio) tienden a ser menos tolerantes a los grados de alcohol. Muchos viñateros sienten que el terruño se expresa también en el uso de estas mismas levaduras y hay todo un movimiento de viñateros (más pequeños e independientes) que las privilegian.

Maule. Zona Campesina que como expresa el winewriter más influyente del país Patricio Tapia, en la más reciente edición de su guía anual Descorchados “en cuanto a extensión es la zona más grande de Chile (28.500 hectáreas)”. Es el centro de bodegas como La Reserva de Caliboro (Erasmo). J. Bouchon, Gillmore y otras bodegas que han demostrado que además de vino a granel o grandes producciones también el clima de este valle permite obtener vinos de alta calidad. De la mano del Carignan, debe llevar unos diez años todavía seduciendo a enólogos y amantes del vino. Pero otras cepas, País y Garnachas ya asoman como las nuevas vedettes de este prolífico valle.

Naranjos. Muy al estilo de los vinos franceses de fermentaciones más salvajes y de un perfil campesino como los que se pueden encontrar en Georgia o en apelaciones como Arbois-Pupillin (Francia). Uno de los primeros en experimentar con este estilo es Morandé con su proyecto Enredo de Bodegas Re. Además encontramos otros exponentes en la viña Gozález Bastias con su Naranjo del Maule. De Martino Viejas Tinajas Muscat también por el proceso califica en la categoría de naranjos así como el Naranjo Torontel de Maturana Wines. Vinos que se maceran con las pieles que le aportan mucho más que un cariz cromático sino que en boca también revelan otras complejidades. En líneas generales, son vinos que presentan aromas a fruta blanca, muy expresivos en notas florales y resabios en boca que recuerdan duraznos, mieles y una acidez cercana al membrillo.

Orgánico. Emiliana es uno de los pioneros, pero otras viñas también han incorporado en su portafolio etiquetas del rótulo como es el caso del Blend de Tarapacá. Tiendas especializadas como BB Vinos (www.bbvinos.cl) y hasta supermercados como Jumbo disponen dentro de su catálogo, una góndola consagrada a este tipo de vinos. Son bodegas que trabajan con procesos biodinámicos (ver Biodinamismo) como Koyle, Matetic de la línea Corralillo, Odfjell de la serie Armador sino también los nacen desde bodegas más acotadas como: Antiyal y Rukumilla.

País. Todo un revuelo ha significado la reivindicación de esta cepa. Variedad tinta que se introdujo en Chile en el siglo XVI. Hay productores más pequeños que vieron en esta cepa gran potencial y son la cara más radical de su vinificación como lo expresan  las vinificaciones de Leonardo Erazo, Christophe Beau, Renán Cancino con su Huaso de Sauzal y el trabajo de Tinto de Rulo y Cacique Maravilla. Pero también la cepa ha llamado la atención de casas más grandes desde Reserva del Pueblo, Estelado y La Causa a cargo de Miguel Torres hasta otros que siguen la huella como VentisqueroJ. Bouchon, Las Chilcas, Montes en su línea Outer Limits, Santa Carolina y su línea Cuarteles. En general, vinos que revelan una fruta vivida, jugosa, sencillos de beber, agradables al paladar y versátiles a la hora de su matrimonio con la gastronomía.

Qvevri, voz para nombrar las tinajas de greda en Georgia. Un estilo ancestral que tiene exponentes en nuestro país, desde Casa de Tomenello, los vinos que produjo el enólogo francés Louis-Antoine Luyt hasta más recientes experiencias en Alcohuaz el caso paradigmático que instaló Viejas Tinajas Cinsault y Moscatel son los primeros experimentos de Marcelo Retamal en viña De Martino que llevaron este procedimiento un paso más allá.

Rutas del vino. Caminos puntuados por bodegas y restaurantes. Han ido ofreciendo en estaciones y calidad de los servicios y atractivos que ofrecen.  En la última década, también se ha establecido otra ala, la de los cazadores de pequeños productores y la Ruta de Los Conquistadores, nada ortodoxa, por ejemplo, para ir probando la mano de productores artesanales que venden sus vinos en bidones de 5 litros (por no más de $4.000). Pero claro, las propuestas más encumbradas están en Colchagua, Casablanca, Maipo y también recientemente en Marga-Marga y Aconcagua.

Sin Sulfitos. Ha sido la apuesta de viñateros más innovadores. Pero es la manera “natural” (Ver Vinos Naturales) que tienen muchos productores artesanales. Uno de los primeros en abrazar esta tendencia por este lado del mundo es la bodega de Julio Donoso Montsecano que con el trabajo de André Ostertag logró uno de los primeros vinos sin sulfitos y Montsecano se trasformó en un nuevo paradigma de vinificar el pinot noir. Otras experiencias también las encontramos en el Carignan de parras salvajes de viña Villalobos. Ojo con los vinos sin sulfitos, porque hay partidas estupendas y otras que decepcionan. Si de estándares se trata acá esos conceptos no corren, el vino se expresa como un ente vivo y los amantes de estas vinificaciones entienden e incluso aprecian (incluso los defectos: esto es amor) las reglas de este juego.

Tiendas especializadas. Son cada vez más usuales en la capital y en regiones: La Vinoteca, La CAV, La Cava de Chicureo y La Reina, Supermercado Diez, Vinomio, Santiago Wine Club, Le Dix Vins, Baco. Emprendimientos  que como hemos reviado en este mismo espacio (http://ellibero.cl/guia-de-tiempo-libre/tiendas-de-vinos-indie/) apelan al creciente interés del público por probar vinos distintos, especiales o pagar lo justo en este ítem que ya está instalado en la canasta mensual.

Underground. Están bajo tierra, donde mismo nacen las raíces. Son un viaje a la semilla, una vuelta a las bases, a los métodos tradicionales y ancestrales. Son el regreso de la enología centenaria, como se entiende en Europa, como siempre ha sido no más. Así nacen iniciativas como la de los Chanchos Deslenguados. Una feria de vinos y tienda on-line que son la respuesta punk al ala más conservadora de la industria. Buscan enarbolar una bandera que no es otra cosa que el viaje del boomerang que le pega en la nuca a la industria, rescatando terruños con moldes del Viejo Mundo y a escala humana. Ellos mismos se califican como vernaculares y artesanales. De hecho este 26 de mayo se reúnen en el GAM, más detalles acá (http://chanchosdeslenguados.com/?page_id=38)

Vinos Naturales. Son aquellos que nacen con escasa o nula intervención de químicos en su proceso (apenas dosis mínimas de sulfitos para evitar su oxidación). Son vinos que se fabrican con las técnicas tradicionales. A saber: arado con animales, cosecha manual, fermentación con levaduras propias de la uva, uso de tinajas de greda y guarda en barricas viejas, usadas o inertes. Estos procesos respetan el sabor tradicional de la uva, algunos incluso trabajan de manera orgánica o ecológica (sin certificación), no se maquillan con madera las aristas salvajes de algunas levaduras nativas y son un fiel reflejo del “terruá”, terroir o terruño del que provienen. Que no es otra cosa que la hermosa combinación entre suelo, clima y el trabajo del hombre hecho vino. Lo críticos de esta tendencia más que la falta de consistencia de su calidad (Ver Sulfitos).

WWW. La infinidad de tiendas on-line con productores de todo el mundo que despachas a todo el orbe y permite accede a vinificaciones únicas, botellas de cavistas especializados y de las regiones más desconocidas. Sólo en Chile para visitar y comprar on-line Hello Wine (www.hellowine.cl), Vinomio (www.vinomio.cl), Santiago Wine Club (www.santiagowineclub.cl), La CAV (www.lacav.cl). Y en regiones: La Cava del Pescador (www.lacavadelpescador.cl) en Concepción, La Boutique del Vino (www.laboutiquedelvino.cl) en Quilpué y Caídos al Corcho (www.caidosalcorcho.cl) Viña del Mar.

XXI. Lo que encontramos en este Nuevo siglo es la irrupción de nuevas zonas productivas, algunas muy al norte (Huasco) y otras muy al sur del Bio Bio. Estas casi dos décadas han visto la irrupción de pequeños productores y de experiencias viñateras que rompen el molde como vinos sin sulfitos, pipeños, la recuperación de la cepa país, la irrupción de Itata y el Cinsalult así como en la primera década fue la recuperación del patrimonio vitivinícola del Maule con sus parras de decenas de años y el Carignan.

Yumbel. Tierra de unos de los emblemas de los viñateros independientes actuales que respetan las tradiciones ancestrales sin imposturas. Recoge el legado de agricultores y viñadores. Manuel  Moraga desarrolla su Cacique Maravilla, el Pipeño, vinagres y hasta un aguardiente.  De sus 15 hectáreas gran parte es uva País que sus antepasados plantaron y es un modelo de viñatero, nano-productor con una filosofía campesina que no es ni moda ni vestuario, que rima con otros vecinos como el trabajo de los pipeños de Tinto de Rulo. Enología de secano que ya tiene su propia fanaticada.

Zinfandel de Terramater y otras cepas. Como el trabajo con el Monastrell y la Cariñena que compone la mezcla tinta GCM de Grey (Ventisquero), Marselan de la viña Dogma que lo usa para mezcla o la aventura de Ludópata que lo embotella como monovarietal, Son los nuevos monovarietales que buscan ganar protagonismo. Garnachas del Maule. (http://ellibero.cl/guia-de-tiempo-libre/cinco-vinos-inusuales-para-descubrir/) pero también otras alianzas de corte más mediterráneo como la que propone Erasmo con su BarberaGarnacha.

gps_vinos

Cinco vinos inusuales para descubrir

gps_vinos

Los invitamos a descubrir nuevas aventuras enológicas. Algo cada vez más común, sobre todo cuando nunca antes habíamos tenido tantos buenos vinos disponibles en el mercado ni una industria underground tan vívida, tan insolente con los cánones, con infinidad de posibilidades y caminos. Hay nuevos derroteros de un Chile vitivinícola que está en franca expansión. Acá revelamos 5 de esos caminos. Pero seguiremos contando y contando (y probando). La tendencia está está desatada. ¡Salud por eso!

Ludopata 2016, proviene del valle de Colchagua y es un Marselan, una cepa muy, pero muy poco trabajada en los viñedos locales y que ampelográficamente transita entre de la mezcla entre el Cabernet Sauvignon y la Garnacha para  unir y promediar las características de estos dos monovarietales. Es frutal y goloso en su perfil aromático donde predominan las frutas negras, algo cercano al arándano, pasas, notas ligeramente ahumadas y levemente especiado. Presenta una sensación en boca que tiene un pie en sensaciones ligeras y el otro pie firme en los taninos que se anclan al paladar. Precio de referencia $8.500. Disponible en tiendas como La Cava del Pescador. www.lacavadelpescador.cl

Aina 2015 es una Garnacha del Maule que se embotella en San Javier en las instalaciones de viña Caliboro y está a cargo de Ana María Cumsille, enóloga que por años estuvo a cargo de la bodega Altaïr. Aina es un vino fresco, un monovarietal para beber más bien frio (entre 13 o 14 grados) de un color rubí brillante y es un líquido del cual emergen notas de frutas rojas como guindas, algo de manzana y notas florales. En la boca es fresco, de taninos suaves, fresco, de agradabilísima acidez, eso mismo que las voces especialistas llaman un vino vertical. Es peligrosamente sencillo de beber. Precio de referencia $8.900. En tiendas especializadas.

Grus Mezcla Tinta 2015, es una mezcla tinta proveniente de Alcohuaz, en el Valle del Elqui de 13,5°. Es una combinación de Syrah 50%, Petit Syrah 14%, Garnacha 26% y Petit Verdot 10%. Proviene de un lugar de cielos limpios y amplia exposición solar sobre todo a mediodía. A cargo del proyecto está el respetado enólogo Marcelo Retamal y la producción para esta cosecha es de no más de 14.826 botellas. Presenta un color carmesí profundo, con aromas de moras, ciruelas y en la boca enarbola resabios de vainilla, tabaco, cacao y notas cercanas a la pimienta. Es fresco y complejo, con una acidez bien marcada y que combina bien con guisos como un charquicán o un estofado de conejo. Disponible en tiendas como BbVinos. Precio de referencia $16.000. www.vdealcohuaz.com

BordeLago Gran Reserva 2013 es un proyecto digno de conocer. A cargo del emprendedor Manuel Martin, con una producción que no supera las 10.000 botellas entre su Cabernet Sauvignon, Carménère, Syrah y una mezcla de vinos provenientes de sus 8 hectáreas de viñedos que están a la altura y con vista al lago Rapel. Un proyecto enológico que contempola una vereda anclada en el turismo y un estilo de vida más cercano al slow life que a la vorágine empresarial. Probamos su elegante y fresco Cabernet Sauvignon 2013 que presenta un color rubí intenso con atractivo brillo. En nariz y al paladar muestra una acidez de fruta domesticada agradablemente por la madera que aporta algo de caramelo y notas más cercanas a la vainilla. Con carne los taninos se amansan y se deslizan por la garganta con gran deleite. Para revisar sus puntos de venta e información extra visite su web www.vinosbordelago.clgps_vinos

Rivera del Notro 2016, es un 100% cepa País proveniente del Bío-Bío. La producción de este vino con espíritu de Beaujolais es limitadísima. Apenas por bajo el millar de botellas. A cargo está Roberto Henríquez quien vinificó un viñedo centenario con parras de hasta 200 años de antigüedad en la comuna de Nacimiento. Mediante un proceso de maceración carbónica larga obtiene un vino con chispa, con una sensación única en boca, “con frizz”, crispada. Casi una novatada intencional que abofetea  a los más puristas. Sus aromas se despliegan para recordar guindas y otros frutos rojos como frambuesas en incluso maqui deshidratado. Disponible en tiendas on line como Jantoki (www.jantoki.cl). Precio de referencia $10.500.

Glasgow_J)_preview

El hallazgo de un bar “normal”

Glasgow_J7175 (2)_preview

Cuando la coctelería de autor protagoniza las propuestas de bares más nóveles nos encontramos con un espécimen que no se complica ni se marea con la vanguardia, ni menos se empantana en la tradición. Barra que despacha más de un centenar de mojitos diarios y en el intertanto se da maña para preparar una coctelería de alta gama, con presentaciones como para colgar en Pinterest y un conocimiento del negocio que les permite mantenerse todo el año en la difícil temporada baja que le toca surfear cada año durante el invierno, en Viña del Mar.

Nace el 2008, cuando la oferta viñamarina “Parecía Fort Lauderlade con oferta para viejos o para niños chicos”, sentencia Reginald Goddard, el dueño, quien buscó acá tras la barra, un buque independentista para establecer una armada propia y ser el almirante de una tripulación de público adulto que se transformó en el grueso de sus parroquianos más fieles. El 2010 perdieron, con el terremoto, gran parte de su stock lo que tuvo este emprendimiento al borde del cierre. Su acierto es satisfacer al público tradicional de sours y geeks que buscan cervezas raras (que pasaron por la moda IPA y ahora buscan el estilo Saison) y los bichos cada vez menos raros que buscan cocteles inusuales o recetas tradicionales.

Luce como un calco de los pubs irlandeses o británicos, con una agradable terraza, deportes en pantallas, una cocina desenfadada y sabrosa. Muy firme con la pizza y bocadillos con vocación más nocturna como hamburguesas de molienda propia, bruschetas de lomo saltado y de pollo teriyaki. Es un promedio exacto entre un bar de cervezas y de cocteles. Capítulo a cargo del bartender Rodolfo Godoy con manos veloces y adiestradas que arman cocteles sobre todo elegantes y con sutiles bucles autorales. Su trabajo de barra va más allá de agitar una coctelera, los malabarismos del flair o el look de los suspensores y aboga por porciones adecuadas. De hecho se niega a preparar imbunches bebestibles como el Long Island Iced Tea, que considera “un mataleones” .Así, de a poco, cocteles como el Negroni, el Old Fashioned y los martinis  ganan espacio en una  propuesta para un público que va saliendo de los sabores infantiles y las porciones adolescentes. ¿Qué probar que no figura en carta? Una rareza como un cóctel en base a bourbon, con compota de manzana y canela, un top de cerveza IPA. O el Smoking Gun con un chutney de xipotle y piña, scotch y un topping de Ginger beer o jengibre fresco. O como el que figura en la foto, con Té de verde y jazmín, gin, pepino y ese decorado de panal de abeja. En general, una barra que trabaja con soltura en ese límite entre tradición y modernidad. Todos contentos.

Glasgow. 3 Poniente 660, entre 7 y 8 Norte. Tel. 32 273 8143. Precio promedio por persona $10.000-$12.000. Abre de lunes a sábado desde las 18:00 horas.

whisky-645x400

Un single malt del sur del mundo

whisky-645x400

La voz en mapudungún que ocupa esta etiqueta se traduce como “jugo de oro”. Millakoru es el primer whisky single malt chileno, de seguro el más austral del mundo. A cargo de este emprendimiento está el destilador Eric Caballero, quien usó maltas de la región de la Araucanía y turba que proviene de la región de Magallanes. Pero este destilador no es un aparecido, pues también ha incursionado en el mundo de las absentas y ya preparó lo que podría denominarse el primer Gin nacional de la era moderna del Gin-Tonic, además de ser el responsable de experimentos con hidromiel y un licor de maqui. Experiencia que utilizó para producir un whisky pionero en su género, usando productos locales. Porque hay otros ejemplos de producción de whisky alrededor del orbe fuera de la hegemonía escocesa, con otros granos (como los americanos que usan centeno o maíz), con otras destilaciones (tres en el caso de los irlandeses) y con importación de insumos (como es el caso de los japoneses, que importan la turba o carbón vegetal que le da ese toque ahumado tan característico) y así desde India hasta Uruguay.

Este espirituoso, se elabora en un antiguo alambique de cobre que recrea un artesanía y legado familiar que se asienta en las cercanías de Concepción, en la localidad de Talcamávida. Allí, Caballero aprendió de su abuelo los secretos de la destilación con el control de las temperaturas y la diferenciación de las distintas calidades del alcohol que se obtiene mediante este milenario proceso. Envejecido en roble por 4 años, parece poco, pero debido a la oscilación térmica de la zona de Talcamávida, el reposo equivale al doble de tiempo en Escocia. Pero no se trata de emular los estilos de Speyside o los ahumados de Islay, sino que hay una sincera búsqueda de preparar un whisky nacional, con las peculiaridades que da la tierra y el clima locales.

Entre las notas de cata advertimos un dorado cobrizo, traslúcido. En nariz, destaca un humo refinado y ligero y otras notas más almibaradas como de mieles y más afrutados. En la boca, se desarrollan las notas más frutales, algo de toffee y un perfil de sabor ligeramente salino. A pesar de sus 48° no es un alcohol agresivo, sino más bien amable y delicado, aunque tampoco descarte abrirlo con un poco de agua purificada para darle otra cara a este bien logrado whisky chileno.

Millakoru cuenta con una limitadísima producción de apenas 270 botellas. Disponible a través de www.jantoki.cl. Precio de referencia $ 25.000.

TraKal destilado de peras y manzanas (6)

Trakal, un destilado que mezcla peras con manzanas

TraKal destilado de peras y manzanas (4)Muy refinado es este espirituoso desarrollado por el destilador Sebastián Gómez Camorino con un original y particular método e insumos de la Patagonia donde además de la manzana y la pera hay inclusión de hierbas como la casia, manzanilla y laurel de la Patagonia. Más que un perfil dulce y licoroso se agradece la elegancia y frescura de un destilado que se aprecia bien solo o involucrado en coctelería. En nariz es muy herbal y adelanta un perfil complejo y fresco. Un perfume boscoso con algunas notas de la fruta que lo compone. En la  boca desata un alcohol (de 42° de potencia) muy delicado con un resabio largo.

Las recomendaciones de consumo van desde servirlo muy frío, con hielo o en cocteles sencillos como una versión con Tónica o como un Negroni en reemplazo del gin. Disponible en restaurantes, hoteles y bares.

Trä-Kál. Precio de referencia $20.000. Disponible en La Vinoteca. Más detalles en la web www.trakal.com

el-granpetit-vino

El Gran Petit explora dos monovarietales casi desconocidos

Se rumorea que el mercado brasileño arrasó con este vino construido por las manos maestras de la enóloga Irene Paiva en su versión anterior. Por eso fue muy difícil encontrar la añada 2014 (la primera de esta etiqueta). Lo cierto es que sea cual sea la razón, los entendemos. Por eso, no pierda la oportunidad de degustar la edición 2015 de esta botella que demuestra que Chile es mucho más de Cabernet Sauvignon, Sauvignon Blanc o Carménère. El Gran Petit es un dueto del valle del Cachapoal compuesto por Petit Sirah y Petit Verdot. Tiene un color profundo y bordes violáceos. Intenso. Huele a fruta negra deshidratada. Ciruelas, algo de higos. Volatiliza algo de alcohol de sus 14,5º. En la nariz se aprecian notas de especias dulces, canela, anís estrellado, fruta y más fruta. En la boca es dócil, suave, aterciopelado. Con un matiz dulce y goloso. Iría bien con carne de caza, patés. Cortes de carne con alta infiltración. En el paladar queda dando vueltas una nota de caramelo y confitura. Un vino que nace del ala experimental que tiene Grupo Belén que congrega a viñas como Morandé, Vistamar, Mancura, Zorzal, entre otras, y ya tiene un catálogo de etiquetas que vale (y mucho) la pena tener en cuenta: A saber,   Tiraziš (un syrah de clima frío hecho por Sven Bruchfeld), Despechado (un fresco pinot noir elaborado por Daniela Salinas), Creole (un blend de Ricardo Baettig y Bestiario (de los hermanos Michelini). Disponible en tiendas especializadas y en House Casa del Vino. Precio de referencia $10.000.

Pisco Collins al estilo Renaissance

Cinco propuestas de cócteles con pisco

¿Chileno, peruano? La coctelería los aúna:

Nos decidimos a preparar cócteles de vanguardia utilizando como destilado pivote el destilado que nace y es patrimonio homónimo y diverso en el Pacífico Sur. Combinamos recetas y técnicas para dar vida a un tremendo Pisco Punch en una detallada receta que alcanza para 12 personas, un Pisco Collins de notas especiadas y que viaja hacia la órbita del Chilcano, un Pisco Julep que sería una reversión de una receta clásica al igual que uno que se arropa con burbujas como el Champagne Cooler. Además, dentro de esta paleta de tragos, incorporamos de entrada la mezcla moderna del global Panamericano que concilia -con la mediación de un amargo italiano- al pisco peruano y un sauvignon blanc nacional. Atrévase a preparar estas mezclas en casa y celebrar la versatilidad de este espirituoso.

  • Texto: Rodrigo Martínez E.
  • Fotografías: Juan Pablo Turén
  • Producción: Claudia Maluenda
  • Agradecimientos a D/Bar, Hotel Renaissance

Para dar con estas recetas, contamos con la ayuda y la mano de Cristóbal Cofré. Barman del D/ Bar, el bar principal del Hotel Renaissance, que dispone desde esta temporada una nueva coctelería de autor. Junto a Mathias Arias desarrollaron una carta de cócteles donde destaca una mixología con clásicos remasterizados, tragos con influjo Tiki y cócteles al estilo chileno. De los ingredientes con que trabajan sobresale un perfumado bitter de la casa y un logrado sirope de merkén, elementos que utilizamos en este I+D y pesquisamos ensambles, alianzas y ensayamos hasta dar con estas proporciones que sacan a relucir la coctelería con pisco, una tendencia que sigue al alza y parece querer quedarse de aquí en adelante.

Panamericano, un elixir lleno de influjos

Panamericano

Cóctel fusión cuya combinación es fruto del trabajo del mixólogo Francesco Lafranconi, quien es también el director ejecutivo y educador del instituto Southern Wine and Spirits of Nevada. Su innovadora receta se popularizó tras la publicación del libro Cocteles del Mundo de Tom Sandham (2014). El giro que le dimos es usar un chorrito de Menta Branca (en vez del licor herbal Chartreuse), para aportar notas herbales, frescas y botánicas a la mezcla. El cóctel lleva el nombre de la carretera que conecta nuestro continente y combina de manera perfecta diversas culturas. Sin complejos congrega sabores, orígenes y distintos terruños en el vaso. El pisco peruano (en este caso, Quebranta) le entrega notas botánicas adicionales. El Sauvignon Blanc (preferentemente con el perfil más cítrico de los blancos de Casablanca o Leyda) muestra un lado fresco, delicado, donde también emergen notas florales del vino y hay una exuberante combinación con notas de elíxir. En la boca presenta al final una ligera astringencia que recuerda las notas del té. Algo que le debe a la presencia conciliadora y balsámica del amargo italiano.

Ingredientes:

  • 2 onzas de Sauvignon Blanc frío
  • ¾  de onza de pisco
  • ¾ de onza de Aperol
  • Un dash de Menta Branca
  • Hielo
  • Un toque sutil de goma
  • Un tirabuzón de piel de pomelo largo para decorar.

Método: En un vaso mezclador lleno con hielo combinar el vino con el pisco y luego añadir Aperol y el chorrito de Menta Branca, mezclar con cucharilla, colar y luego servir en copa de Martini muy fría. Las medidas corresponden a lo necesario para preparar una porción individual.

Pisco Punch, el pionero

Pisco Punch

Un cóctel lleno de misterio y que suscita una serie de preguntas. Se registra como una de las primeras recetas publicadas en Estados Unidos que utiliza pisco. Un dato que aporta Charles de Bournet, heredero de la casa Lapostolle, embajador global de Grand Marnier y del pisco Kappa, sitúa a esta combinación como algo que nace en San Francisco, en la época de la fiebre del oro, cuando los barcos procedentes de Valparaíso o el Callao despachaban su aguardiente hacia estas latitudes. La teoría más recurrente acerca de su creador señala al dueño de un salón de la época llamado Duncan Nicol que se llevó su secreto a la tumba. Erik Adkinson, del The Slanted Door de San Francisco confirma esos mitos y de las constantes variantes de la receta. Que a veces usa a veces limones y otras veces lima y hasta apostilla los mitos circundantes de versiones de esta bebida que incluso involucran cocaína en la mezcla. Casi no hay listas de ingredientes y porciones definitivas. La fórmula que rescatamos, eso sí, se presenta como un trago suave, mitigador de la sed, con notas refrescantes y eminentemente frutales. Absolutamente veraniego, para beber con los pies en el pasto o en la arena. Puro disfrute.

Ingredientes para 12 personas:

  • 24 onzas o 1 botella de pisco Gobernador macerado en jengibre.
  • 8 onzas de jugo de limón(aproximadamente 6 limones)
  • Una botella de goma aromatizada con piña glaceada mire cómo preparar una goma casera de piña en la web www.smallhandfoods.com
  •  2 ½ tazas de piña cortada en cubos, hielo, preferentemente un bloque grande.
  • Hojas de piña decoradas con tijera zigzag.
  •  Frambuesas congeladas.

Burbujas al aperitivo

Champagne Cooler (2)

Este cóctel es un primo hermano de un clásico coctel llamado Champagne Cocktail que se remite a la década de los años 20 del siglo pasado. También llamado Ile de France en el recetario del Hotel Crillón, cuya receta puede revisarse en el sitio web www.memoriachilena.cl. Funciona perfecto como aperitivo y muestra aristas de sabor tostadas, y predominan las notas de su alianza con el cítrico. En la copa se comporta oleoso y complejo. Las delicadas notas tostadas so obtienen a partir de la garnitura o este decorado que en este caso es absolutamente funcional. Lo que presentamos ahora luce con toques anaranjados y ligeramente rojizos,  En boca, es fresco y la burbuja queda bien acoplada. Este Champagne Cooler luce bastante más inofensivo, pero es un trago seco, aunque con matices refrescantes. Las notas del cítrico mandan y se resuelve con algo de caramelo y el perfume de la piel del cítrico queda dando vuelta en el paladar.

Champagne Cooler

Ingredientes:

  • 1 onza de brandy o pisco Horcón Quemado 1 año
  • 1 onza de Cointreau
  • Champagne o espumante Brut
  • Hojas de hierbabuena.
  • Gotas de bitter Angostura.
  • Va con un toque mandarina caramelizada.

Método: Se prepara en vaso mezclador, primero el pisco, luego la onza de licor Cointreau. Se agregan un toque de gotitas de bitter para dar color. Va con hielo, se cuela ay va a la copa del tipo flauta o de espumante.

La versión moderna de un reputado apellido

Pisco Collins

La familia Collins es tal vez el apellido más reputado en el universo de los cocteles y en esta alianza rescatamos una receta del Larousse del los Cócteles desarrollado por el franco-chileno, Fernando Castellón. En este caso el agua soda se reemplaza por las burbujas y las  notas más amargas de la tónica. Se escapa hacia un perfil donde manda algo más lo amargo y lo cítrico, pero también con una innegable nota especiada. Este Pisco Collins se revela  refrescante, el hielo hay que procurarlo de buena consistencia y fabricarlo con agua doblemente filtrada. Eso aporta bajar la temperatura sin necesidad de tanto aporte de agua. En la boca se desenvuelve con notas especiadas y muestra un alineado toque picante, con una nota picosa muy agradable. Es un trago largo para conversar. Desde el hotel nos revelan una manera para lograr rodajas de naranja o mandarina caramelizadas, con toque de merquén y pimienta. Se preparan las láminas muy delgadas y se llevan por entre 5 a 6 horas al horno bajo a unos 50º-60º y se reservan para decorar. Entregan un toque único.

Ingredientes:

  • 1 ¾ onzas de Pisco Waqar
  • 20 ml de sirope de merkén
  • 1 onza de jugo de lima
  • Agua tónica.
  • Gotas de bitter
  • Tirabuzón de piel de lima.
  • Rodaja de mandarina con merkén.

Método: Se mezcla todo en coctelera, rellenar con agua tónica, en este caso Fever-Tree.  Vaso lleno de hielo. Se presentaen vaso largo.

Una medicina de antaño

Pisco Julep

Presencia y prestancia de una bebida cuyo nombre es uno de los más antiguos que se conozcan en el mundo de la coctelería. Por un lado, con esa genealogía de los destiladores árabes y por otro, recordando esa raigambre de la familia de los “smashes” que vieron en la ciudad de New Orleans su versión más masiva y que se preparaba ancestralmente con whiskey de maíz, ron (o más a lo lejos) con brandy. Eso nos sirvió de inspiración. Darle vida a ese mismo julep que se servía en vasos de metal, peltre o en el mejor de los casos, de plata. Para nuestra versión de Pisco Julep respetamos la porción medicinal que habla de sus orígenes milenarios y nos atuvimos a esa moral de tónico vivificante. Para ello, se requiere mantener y respetar el componente botánico y cuidar la hoja menta con una técnica de aplastar o “aplaudir” sutilmente la menta. Para mezclar el licor con el destilado y el hielo se utilizó el reconocido método swizzle, propio de la coctelería Tiki, que no es sino  el gesto técnico que utilizar una suerte de varilla con aspas para remover los ingredientes. El resultado es un cóctel en código dulce, agradable, que debe servirse bien, bien frío.

  Ingredientes:

  • 10 hojas de menta, ramita de menta para decorar
  • 45 ml o 1 0nza y media de pisco Kappa
  • 4 cucharaditas de Grand Marnier
  • Hielo picado

Método: Revolver los ingredientes. “Aplaudir” o aplastar delicadamente la menta para luego mezclar los ingredientes en vaso mezclador. Agitar, colar y luego servir en vaso de estilo Old Fashioned o vaso de cata de whisky.

Publicado en revista La CAV.

GIN La REPUBLICA

Gin con botánicos del Altiplano

GIN La REPUBLICA

El gin está de moda en todo el orbe. Ya no es la simple oleada del consumo trendy que protagonizaron y luego exportaron los españoles con sus estéticas maneras de preparar gin-tonics. La cosa es en serio, sobre todo cuando el consumo viene tomado de la mano de una revaloración de los barmans y la aparición de destiladores artesanales que rescatan antiguas recetas y costumbres para fabricar alcoholes de alta gama, pero en pequeñas producciones.

Es el caso de Joan Carbó, destilador y miembro del staff de afamado restaurante boliviano Gustu. Él es el responsable de esta joya espirituosa que usa botánicos tradicionales de un gin de estilo mediterráneo: Enebro, Cilantro, Cardamomo, Naranja, Limón, Anís, Canela ,Jengibre. Hasta ahí, todo bien, todo en regla. Pero la cosa cambia cuando a la paleta de sensaciones se incorporan las aristas singulares de ingredientes botánicos como Tumbo, Huacatay, Chirimoya, Ulupica, Molle, K’oa, Locoto y Quirquiña. Este gin presenta un alcohol delicado (un terciopelo fragante) con notas cítricas delicadas y un final largo que deja notas mentoladas revoloteando en la boca. En Chile, ya se puede encontrar en lugares como Room Nº9, Danés y Sarita Colonia. Gin La República Andina. Precio de referencia $25.000. Disponible a través de www.jantoki.cl

Ron Angostura 1824

Ron Angostura 1824, de los creadores del bitter

Ron Angostura 1824

Angostura es una famosa casa, cuna del archiconocido bitter aromático que por estos lados conocemos por la popular utilización de unas gotitas en el pisco sour a la peruana. En Trinidad y Tobago producen también este ron en versiones como ésta llamada 1824, que celebra la fundación de esta empresa y que contiene alcoholes de más de 12 años de guarda. Es pródigo en aromas de caña y deja sentir  algo de la barrica de roble, pieles de cítricos tostados, mieles. En la boca el alcohol es dócil con el paladar, delicado y de agradable calor. Tiene un final con notas nogadas, algunos resabios de frutos secos y una ligera nota especiada.

Perfecto para consumirlo a la manera de algunos brandis. Precio de referencia $40.000. Disponible en supermercados y tiendas especializadas.

Pipeño Cacique Maravilla

Pipeño de remonbre

Pipeño Cacique Maravilla

El Pipeño de Manuel Mayorga, proveniente del secano interior de Yumbel está en en el pináculo de los de su categoría. Un vino simple, que apenas se sulfita y provienen de parras de uva país de hasta 250 años de antigüedad. Posee un color ligero, sin mucho brillo y algo ceniciento. En nariz, deja sentir fruta joven, fresca, casi con aroma a lagar. No hay maderas, ni barrica de guarda entre medio. En la boca es de vibrante acidez y emerge más fruta fresca. Claramente no es un vino para guardarlo, además que sus 12,3º de alcohol conspiran para que su consumo sea vertiginoso. Perfecto para acompañar achuras que se asan a a la parilla, platos chilenos y algunos pescados como los pejerreyes. Precio de referencia $7.900 para su envase de 1 litro. Disponible a través de Chanchos Deslenguados y La Vinoteca. www.caciquemaravilla.cl

Harry's Bar Roma

Un Bellini, por favor

BelliniOtro clásico de la coctelería con burbujas es la receta original del Bellini que incluye puré de duraznos blancos con azúcar y jugo de limón además de el vino prosecco, un espumante que se produce principalmente en el norte de Italia. Fue inventado entre 1945 y 1948 por Giuseppe Cipriani, en el conocido Harry’s Bar de Venecia. Un cóctel que rinde homenaje a los cuadros del pintor Giovanni Bellini (1430-1416) por las tonalidades naranjo-rosadas de los duraznos empleados en la receta que recuerdan los tonos luminosos de las obras del pintor.

El barman del Harry’s Bar,  Tonino Sulis lo prepara en vaso mezclador, con hielo, removiendo suavemente para mantener la burbuja del Prosecco Extra Brut. Usa un puré de durazno fresco y ligramente acido. Perfecto para las calurosas tardes de la primavera italiana ¿Vale los 18 Euros? No. Pero este bar es una leyenda. Así que tuvimos que probar el coctel Bronx, un aperitivo que combina jugo de pomelo, vermouth, dry y vermouth rojo además de una porción de gin (en la foto, abajo, a la derecha). Bronx, Harry's Bar

st.germain

St. Germain: uno de los mejores licores del mundo

¿Sabes por qué St. Germain es uno de los mejores licores artesanales de lujo del mundo? Antes de contestar a eso, hay que saber que desde hace poco comienzó a comercializarse en Chile a través del Grupo Bacardí-Martini.

Su creador es Robert J. Cooper, destilador de tercera generación, quien en el 2001 descubrió las notas complejas y sabor refrescante de esta flor, y desde el 2007 revoluciona con ella a la alta coctelería mundial. De botella icónica de vidrio estriado, tipografía Art Decó, corcho con acabado de bronce satinado y su elegante etiqueta.

Su proceso de elaboración es totalmente artesanal, y parte durante la primavera con la cosecha manual de las flores de sauco salvajes, en la región de Saboya, donde los cosechadores introducen las flores en sacos y las trasladan en bicicleta a los centros de recolección. Aquí es donde se maceran para preservar su sabor y frescura; y posteriormente las lleva a Côtes du Marmandais, en Marmande, donde comienza el proceso de elaboración de St. Germain.

Muy versátil, St. Germain puede ser acompañado por una bebida tónica, o crear creativos cócteles como el “Le Fizz” con St. Germain, Vodka Grey Goose y limón exprimido; o se puede complementar con una medida de Gin Bombay Sapphire y tónica, y servirlo en un vaso alto con una rueda de limón. En boca es fresco, con toques a fruta tropical, pera, lychee y cítricos, además de innegables recuerdos a un vino botritizado. Su valor es de $24.990 y puede ser encontrado en La Vinoteca y algunas salas de Jumbo.

britvic tonic gale

Agua Tónica y Ginger Ale Britvic

Sutiles son las bebidas de esta casa británica de bebidas gaseosas. Ambas se caracterizan por un carbónico marcado con efervescencia de duración media. Son notables las notas cítricas, pero algo dulces en boca. La Ginger Ale adelante un agradable aroma de jengibre en su aroma, muy agradable. La tónica que es recatada en su amargor, lo que la hace mucho más fácil de beber. Además, esta tónica con vocación más neutra resulta muy versátil para ser combinada con un destilado como gin o vodka. Los barmans la prefieren porque no es invasiva y permite apreciar los componentes botánicos con los que están elaborado el gin y esto equilibra las preparaciones para realizar perfectos y refrescantes gin-tonics. Distribuye F.H Engel. Disponible en principales botillerías y tiendas especializadas. Precio de referencia $700 cada una de las botellas de 160 ml.

tumblr_l7mgtw92Zt1qd3kqco1_500

Beber Solo (Última entrega)

REGLAS PARA BEBER SOLO Y CON ESTILO

Olvida la charla de barra. Ya que generalmente es sobre el clima, la contingencia, cosas sin importancia, historias de gente a la deriva, y conversaciones que pueden involucrarse con tu momento sin que lo pidas. En cambio, silenciosamente presta atención.

Pare, mire, escuche. Esto requiere estar alerta al igual que frente a un cruce ferroviario. Disfruta de a capacidad de oír conversaciones ajenas, advertir el pulso de la ciudad o las pistas que entregan los atuendos de los clientes. La percepción cambia y uno puede advertir pequeños detalles que se transforman en ideas brillantes que si tienes la suerte de anotar, descubrirás al día siguiente que no lo son tanto.

Trata de no comer. Esto es un trabajo que no tiene nada que ver con alitas de pollo o chorrillanas, acepta un snack sencillo de comer, ojalá seco y sin grasa, porque tampoco es una buena idea hacerlo con el estómago vacío. Pero la grasa de la mano con el cristal no se ven nada bien. -Si llega un amigo, no intentes ignorarlo. En cambio, tómalo como una señal irrefutable de que el acontecimiento pensativo de beber solo ha terminado. Págale una ronda por tu boleto a dejar estas reglas en el bolsillo porque ya conseguiste muletas para volver a casa. Y celebra en compañía que es casi siempre más entretenido.

tumblr_l7cetae9ye1qd3kqco1_500

Beber Solo (2da parte)

Imagen

REGLAS PARA BEBER SOLO Y CON ESTILO (Capítulo Dos)

Apaga el celular. Beber de este modo es un gesto hacia el interior de uno mismo. Trata de dejar de lado el teléfono. No te tientes a llamar a alguien, no, no, no. Ni bucees de manera taciturna en la lista de contactos esperando una voz humana.

No calientes motores. Para qué engañarse, este gesto no es el preámbulo de nada. Al menos eso tienes que pensar porque si algo ocurre (como compañía del sexo opuesto) la lengua traposa y el exceso de revoluciones no te a va a ayudar.

Viste bien. La filmografía nos sitúa a Bond como el paradigma de la elegancia al beber a solas. Y si no te vistes adecuadamente es muy probable que luzcas más como un habitual de la taberna de Moe, que como un émulo del agente británico.

Comienza al caer la tarde. La mañana está prohibida en el código de honor del bebedor solitario.

Evita la televisión. Trata de ubicarte en una zona de la barra donde sea sencillo evadirse de la emisión de las imágenes. Sólo la Selección Chilena jugando la final del Mundial de Fútbol rompe automáticamente esta regla.

(continuará…)

tumblr_l75woovXh61qd3kqco1_500

Beber sólo

tumblr_l75woovXh61qd3kqco1_500

Cómo beber solo con estilo:
Capítulo Uno.

Más de alguna vez nos hemos visto en la “necesidad” o en el entuerto de beber sólo. Sucede a menudo si uno posee ese defecto de llegar a tiempo en este país. De partida cierra la boca, ojo con los mitos urbanos porque decir “estoy esperando a alguien” es la peor de las frases que se te puede ocurrir anunciar. Cualquier imponderable puede arruinar tu postura de autosuficiencia a lo James Dean o Carrie Bradshow –según el caso. Todo mal si ese “alguien” no aparece, mejor largarse.

La postura de beber a solas es una ideología y no una excepción, hay que considerar este momento como un regalo, no un escape. Es un arte y convencidos de ésto vamos a recorrer algunos rudimentos para arremeter este ejercicio como todo un profesional.