Archivos de la categoría Vino Cotidiano

Vinos gastro

Tendencias del vino de la A a la Z

Vinos gastro

Mucha agua bajo el puente. Mucho que apuntar, muchos movimientos en estos 18 años de vida del siglo en curso. Hemos visto y disfrutado de muchos descorches, muchos Descorchados, muchas Mesas de Cata. Nuevos personajes que cobran protagonismo: Sommelieres, dealers. Zonas productoras que resurgen del anonimato, pequeños productores que imponen sus vinos artesanos en revistas especializadas extranjeras. Puntajes perfectos, burbujas nacionales,   Este es un recuento de tendencias del vino chile durante el siglo en curso. Un recorrido que ocupa como estaciones las letras del abecedario pero que también va hilando los conceptos que construyen el panorama vitivinícola actual, nuevas tecnologías, cepas por descubrir. Una polaroid del vino en Chile hoy. Y créannos que hay multitud de motivos para brindar de la A a la Z.

Asociaciones. Desde Wines of Chile para abajo. Asociaciones de viñateros independientes como MOVI y la más reciente Asociación de viñateros de Aconcagua. Con metas y proyectos distintos, de posicionar la imagen del vino a nivel internacional, a nivel país o levantar rutas patrimoniales y venerar una cepa como lo hizo  VIGNO (Asociación de viñateros del Carignan) o el trabajo de cooperativas como el modelo de Cooperativa Agrícola Vitivinícola Loncomilla, hasta la Asociación de productores de Itata. La consigna ha sido sumar, mover el carro. En este camino que se ha ido fraguando una nueva valoración del vino chileno que comienza a desmarcarse de la etiqueta de sólo ser un best value y ya hay esfuerzos visibles.

Biodinamismo. La viticultura biodinámica es más que ausencia de plaguicidas y fertilizantes industriales. Es una rutina ancestral, incluso anterior a Rudolf Steiner (su padre intelectual). Obedece a ciertos patrones de la naturaleza y manejo del campo que vieron su primer exponente en Chile en el ícono de viña Emiliana: G, el primer vino biodinámico chileno certificado a cargo de Álvaro Espinoza que también es otro pionero como enólogo que arma sus proyecto personal, donde involucró su filosofía enológica sin cortapisas en Antiyal (1998). Pero hay más viñas que han seguido este camino, sin necesidad de refrendarlo en la etiqueta. Viñas como Odfjell, Koyle, Matetic, Veramonte y Lapostolle también ocupan este modelo de viticultura que conjuga ciencia, auto sustentabilidad y conexión con la tierra y los astros para hacer sus vinos.

Cinsault. (Sinsó) Generalmente una variedad llamada también “cargadora” que junto a las viejas parras de Moscatel le han venido a cambiar la cara a los pequeños productores del valle de Itata. Fundacional fue el trabajo de Marcelo Retamal y el Cinsault Viejas Tinajas de De Martino y su línea más frugal Gallardía. Hay muchos productores artesanales que han visto potencial en esta cepa. Para entender los matices de la misma, les recomendamos probar las versiones de bodegas como Koyle (Biodinámica), A los Viñateros Bravos, Montes de la serie Outer Limits, Los Despedidos de San Pedro, entre otros grandes que se suman al encanto de esta cepa mediterránea. Al final del arco está  el reciente Cinsault de una viña como Ventisquero que lo instaló en su portafolio en el segmento Gran Reserva.

Dealers del vino. Profesionales, amantes, negociantes. De todo un poco. Éste es el perfil de quienes venden botellas especiales, son cazadores de etiquetas que trabajan para cazadores tan ávidos como ellos. Buscadores de joyitas inubicables, también alimentan nichos mínimos, pero que, con el tiempo, ya han tomado su espacio y algunos hasta armado sus propias tiendas. Es el caso de Rafael García y Santos (www.boutiqueterroirs.com), Diego Edwards info@efwines.cl, quien se especializa en trabajar con vinos franceses. Alessandro Alessandroni vinos italianos (www.iqwine.cl). Y actores más recientes como Marco y Sebastián De Martino a través de su plataforma Vigneron.

Espumantes. Después de décadas de hegemonía del Demi-Sec hay que reconocer que la palabra Brut llegó para quedarse entre las burbujas nacionales. El boom se desató y todas las bodegas que pudieron se lanzaron con su línea de espumantes. Incluso hay viñateros independientes invirtiendo tiempo y pasión en este estilo como es el caso de INICIO de OC Wines. Desde el norte, emergen experiencias como Francisco de Aguirre o Tabalí. Más al centro emergen las burbujas de Indómita, Misiones de Rengo y las experiencias de Miguel Torres, J. Bouchon que usaron la cepa País.

Más al sur, están las que embotella en el Bío-Bío Cono Sur, Valdivieso, Aquitania, entre otros. Ahora los que ya dieron un paso más allá y la categoría Brut les quedo estrecha van a la experiencia del Brut Nature donde Morandé nuevamente se instaló como pionero y le siguen otras experiencias como la que propone Loma Larga y su Brut Nature en base de Cabernet Franc del valle de Casablanca. Menos azúcar, menos helado de piña, aprecio de una acidez más filosa. El paladar se sofisticó y nuestros espumantes también.

Fortificados. La experiencia por este lado del mundo más cercana era la de algunos vinos fortificados argentinos como el Malamado de la bodega Rutini. Pero en Chile, salvo los ejemplos de los vinos asoleados, está la temeridad de François Massoc de la viña Calyptra dio con un brebaje proveniente del Cachapoal pelea hasta con el Tawny (Oporto) más engreído. Proviene de una mezcla tinta envejecida en roble en el sistema de solera al estilo de los vinos de Madeira. En la boca se expresa goloso y envolvente, con notas de ciruela deshidratada y sensaciones que lo emparentan con algunos “enguinda’os” y hasta puede maridar platos de carne de caza. Acá hay otro camino para nuestros vinos

Gadgets. El conocimiento de las distintas variedades nos ha ilustrado de la importancia de la temperatura de servicio. Lo mismo que conservar correctamente las botellas cerradas y las abiertas. Así, nacen los savers (conservadores para vinos tranquilos y espumantes), enfriadores o cubeteras portátiles, termómetros. Pero, también los famosos aireadores, decantadores y cristalería específica para cada variedad es lo que el consumidor va exigiendo en winebars y restaurantes que honran a esta bebida. Pero más que tecnología a disposición, el “gadget” más irremplazable de todos –que ojalá se nos vaya haciendo más usual en comedores de lujo y de punto fijo- sigue y seguirá siendo el Sommelier.

Huevos de concreto. Montsecano fue uno de los primeros en utilizarlos en la escena local. Pero también son clave en el Pinto Noir que Daniela Salinas (la  @eggnologa) vinificó en Casablanca en las dependencias del Grupo Belén y dio forma a su Despechado. Allende Los Andes, Juan Pablo Michelini también los utiliza para vinificar su Zorzal Eggo. Son la respuesta moderna al efecto vortex (del fluir de la energía en forma circular) y aunque en un comienzo su uso era algo más esotérico que práctico y resulta que cada vez son más los enólogos y las bodegas que los utilizan para eliminar sedimentos, fermentar y guardar los vinos.

Itata. El cauce del río Itata al sur de Talca es la vena fluvial del valle del mismo nombre donde se encuentran los campos viníferos que superan las 10.000 hectáreas y hay profusa presencia de moscateles (otro rescate que toma fuerte en este terruño), uva país, cabernet y la cepa “cenicienta” del último tiempo: cinsault. Esta denominación se ha alzado como una de las zonas que más producciones independientes ha generado en el último tiempo. Además, es cuna fértil de producciones de vinos campesinos País, Carignan e incluso Malbec, que provienen de parras centenarias y sometidos a vinificaciones que tienen mucho de artesanal.

James Suckling. Crítico de vinos, sino la figura más influyente del vino a nivel mundial que ya puntuó a viñedos Chadwick (ver nota acá http://ellibero.cl/guia-de-tiempo-libre/eduardo-chadwick-el-hombre-del-2018-para-la-revista-decanter/) con  un puntaje perfecto. Otros vinos chilenos que también han logrado este puntaje superlativo provienen de distintas zonas productoras. En este caso Colchagua (Clos Apalta), Maipo (Almaviva) y Aconcagua (Seña). El periodista rescata que el gran momento del vino chileno es hoy. Sobre todo cuando ha puntajes redondos y de dos ceros para  condecorar al impecable Neyen Malbec, de Apalta, un vino manejado orgánicamente y que trabaja una cepa relacionada con la viticultura trasandina.

Kilómetros en expansión. El mapa de los valles y las zonas vitivinícolas parece no tener cota, de norte a sur, de cordillera  amar y en distintas alturas. Como si por arte de magia nuevas zonas se anexaron a la producción. Falso y a la vez real. Zonas que se conquistan como la experiencia de Felipe Tosso y el proyecto Tara (Huasco), pero también toda una zona que encontró en Limarí una tierra que más que uvas pisqueras encontró en cepas como Syrah un clima donde expresar toda su tipicidad.  Más al sur, vemos cómo emergen zonas “nuevas”, que siempre estuvieron produciendo, con parras centenarias como las que se pueden hallar en Bio Bio o Maule, hasta experiencias en el valle de Malleco o incluso más al sur donde ya hay vinos tintos ligeros y deliciosos (Pinot Noir) como los que producen los hermanos Porte (Crouchon de Coteaux de Trumao) o el vino que experimentalmente trabaja Camilo Hornauer en el Lago Riñihue.

Levaduras Nativas. Tal como explica muy sucintamente la publicación  El Vino de la A a la Z de Mariana Martínez (que éste compilado reverencia de alguna forma), las levaduras salvajes se encuentran naturalmente en la piel de las uvas  y a diferencia de las levaduras industriales (nacidas en un laboratorio) tienden a ser menos tolerantes a los grados de alcohol. Muchos viñateros sienten que el terruño se expresa también en el uso de estas mismas levaduras y hay todo un movimiento de viñateros (más pequeños e independientes) que las privilegian.

Maule. Zona Campesina que como expresa el winewriter más influyente del país Patricio Tapia, en la más reciente edición de su guía anual Descorchados “en cuanto a extensión es la zona más grande de Chile (28.500 hectáreas)”. Es el centro de bodegas como La Reserva de Caliboro (Erasmo). J. Bouchon, Gillmore y otras bodegas que han demostrado que además de vino a granel o grandes producciones también el clima de este valle permite obtener vinos de alta calidad. De la mano del Carignan, debe llevar unos diez años todavía seduciendo a enólogos y amantes del vino. Pero otras cepas, País y Garnachas ya asoman como las nuevas vedettes de este prolífico valle.

Naranjos. Muy al estilo de los vinos franceses de fermentaciones más salvajes y de un perfil campesino como los que se pueden encontrar en Georgia o en apelaciones como Arbois-Pupillin (Francia). Uno de los primeros en experimentar con este estilo es Morandé con su proyecto Enredo de Bodegas Re. Además encontramos otros exponentes en la viña Gozález Bastias con su Naranjo del Maule. De Martino Viejas Tinajas Muscat también por el proceso califica en la categoría de naranjos así como el Naranjo Torontel de Maturana Wines. Vinos que se maceran con las pieles que le aportan mucho más que un cariz cromático sino que en boca también revelan otras complejidades. En líneas generales, son vinos que presentan aromas a fruta blanca, muy expresivos en notas florales y resabios en boca que recuerdan duraznos, mieles y una acidez cercana al membrillo.

Orgánico. Emiliana es uno de los pioneros, pero otras viñas también han incorporado en su portafolio etiquetas del rótulo como es el caso del Blend de Tarapacá. Tiendas especializadas como BB Vinos (www.bbvinos.cl) y hasta supermercados como Jumbo disponen dentro de su catálogo, una góndola consagrada a este tipo de vinos. Son bodegas que trabajan con procesos biodinámicos (ver Biodinamismo) como Koyle, Matetic de la línea Corralillo, Odfjell de la serie Armador sino también los nacen desde bodegas más acotadas como: Antiyal y Rukumilla.

País. Todo un revuelo ha significado la reivindicación de esta cepa. Variedad tinta que se introdujo en Chile en el siglo XVI. Hay productores más pequeños que vieron en esta cepa gran potencial y son la cara más radical de su vinificación como lo expresan  las vinificaciones de Leonardo Erazo, Christophe Beau, Renán Cancino con su Huaso de Sauzal y el trabajo de Tinto de Rulo y Cacique Maravilla. Pero también la cepa ha llamado la atención de casas más grandes desde Reserva del Pueblo, Estelado y La Causa a cargo de Miguel Torres hasta otros que siguen la huella como VentisqueroJ. Bouchon, Las Chilcas, Montes en su línea Outer Limits, Santa Carolina y su línea Cuarteles. En general, vinos que revelan una fruta vivida, jugosa, sencillos de beber, agradables al paladar y versátiles a la hora de su matrimonio con la gastronomía.

Qvevri, voz para nombrar las tinajas de greda en Georgia. Un estilo ancestral que tiene exponentes en nuestro país, desde Casa de Tomenello, los vinos que produjo el enólogo francés Louis-Antoine Luyt hasta más recientes experiencias en Alcohuaz el caso paradigmático que instaló Viejas Tinajas Cinsault y Moscatel son los primeros experimentos de Marcelo Retamal en viña De Martino que llevaron este procedimiento un paso más allá.

Rutas del vino. Caminos puntuados por bodegas y restaurantes. Han ido ofreciendo en estaciones y calidad de los servicios y atractivos que ofrecen.  En la última década, también se ha establecido otra ala, la de los cazadores de pequeños productores y la Ruta de Los Conquistadores, nada ortodoxa, por ejemplo, para ir probando la mano de productores artesanales que venden sus vinos en bidones de 5 litros (por no más de $4.000). Pero claro, las propuestas más encumbradas están en Colchagua, Casablanca, Maipo y también recientemente en Marga-Marga y Aconcagua.

Sin Sulfitos. Ha sido la apuesta de viñateros más innovadores. Pero es la manera “natural” (Ver Vinos Naturales) que tienen muchos productores artesanales. Uno de los primeros en abrazar esta tendencia por este lado del mundo es la bodega de Julio Donoso Montsecano que con el trabajo de André Ostertag logró uno de los primeros vinos sin sulfitos y Montsecano se trasformó en un nuevo paradigma de vinificar el pinot noir. Otras experiencias también las encontramos en el Carignan de parras salvajes de viña Villalobos. Ojo con los vinos sin sulfitos, porque hay partidas estupendas y otras que decepcionan. Si de estándares se trata acá esos conceptos no corren, el vino se expresa como un ente vivo y los amantes de estas vinificaciones entienden e incluso aprecian (incluso los defectos: esto es amor) las reglas de este juego.

Tiendas especializadas. Son cada vez más usuales en la capital y en regiones: La Vinoteca, La CAV, La Cava de Chicureo y La Reina, Supermercado Diez, Vinomio, Santiago Wine Club, Le Dix Vins, Baco. Emprendimientos  que como hemos reviado en este mismo espacio (http://ellibero.cl/guia-de-tiempo-libre/tiendas-de-vinos-indie/) apelan al creciente interés del público por probar vinos distintos, especiales o pagar lo justo en este ítem que ya está instalado en la canasta mensual.

Underground. Están bajo tierra, donde mismo nacen las raíces. Son un viaje a la semilla, una vuelta a las bases, a los métodos tradicionales y ancestrales. Son el regreso de la enología centenaria, como se entiende en Europa, como siempre ha sido no más. Así nacen iniciativas como la de los Chanchos Deslenguados. Una feria de vinos y tienda on-line que son la respuesta punk al ala más conservadora de la industria. Buscan enarbolar una bandera que no es otra cosa que el viaje del boomerang que le pega en la nuca a la industria, rescatando terruños con moldes del Viejo Mundo y a escala humana. Ellos mismos se califican como vernaculares y artesanales. De hecho este 26 de mayo se reúnen en el GAM, más detalles acá (http://chanchosdeslenguados.com/?page_id=38)

Vinos Naturales. Son aquellos que nacen con escasa o nula intervención de químicos en su proceso (apenas dosis mínimas de sulfitos para evitar su oxidación). Son vinos que se fabrican con las técnicas tradicionales. A saber: arado con animales, cosecha manual, fermentación con levaduras propias de la uva, uso de tinajas de greda y guarda en barricas viejas, usadas o inertes. Estos procesos respetan el sabor tradicional de la uva, algunos incluso trabajan de manera orgánica o ecológica (sin certificación), no se maquillan con madera las aristas salvajes de algunas levaduras nativas y son un fiel reflejo del “terruá”, terroir o terruño del que provienen. Que no es otra cosa que la hermosa combinación entre suelo, clima y el trabajo del hombre hecho vino. Lo críticos de esta tendencia más que la falta de consistencia de su calidad (Ver Sulfitos).

WWW. La infinidad de tiendas on-line con productores de todo el mundo que despachas a todo el orbe y permite accede a vinificaciones únicas, botellas de cavistas especializados y de las regiones más desconocidas. Sólo en Chile para visitar y comprar on-line Hello Wine (www.hellowine.cl), Vinomio (www.vinomio.cl), Santiago Wine Club (www.santiagowineclub.cl), La CAV (www.lacav.cl). Y en regiones: La Cava del Pescador (www.lacavadelpescador.cl) en Concepción, La Boutique del Vino (www.laboutiquedelvino.cl) en Quilpué y Caídos al Corcho (www.caidosalcorcho.cl) Viña del Mar.

XXI. Lo que encontramos en este Nuevo siglo es la irrupción de nuevas zonas productivas, algunas muy al norte (Huasco) y otras muy al sur del Bio Bio. Estas casi dos décadas han visto la irrupción de pequeños productores y de experiencias viñateras que rompen el molde como vinos sin sulfitos, pipeños, la recuperación de la cepa país, la irrupción de Itata y el Cinsalult así como en la primera década fue la recuperación del patrimonio vitivinícola del Maule con sus parras de decenas de años y el Carignan.

Yumbel. Tierra de unos de los emblemas de los viñateros independientes actuales que respetan las tradiciones ancestrales sin imposturas. Recoge el legado de agricultores y viñadores. Manuel  Moraga desarrolla su Cacique Maravilla, el Pipeño, vinagres y hasta un aguardiente.  De sus 15 hectáreas gran parte es uva País que sus antepasados plantaron y es un modelo de viñatero, nano-productor con una filosofía campesina que no es ni moda ni vestuario, que rima con otros vecinos como el trabajo de los pipeños de Tinto de Rulo. Enología de secano que ya tiene su propia fanaticada.

Zinfandel de Terramater y otras cepas. Como el trabajo con el Monastrell y la Cariñena que compone la mezcla tinta GCM de Grey (Ventisquero), Marselan de la viña Dogma que lo usa para mezcla o la aventura de Ludópata que lo embotella como monovarietal, Son los nuevos monovarietales que buscan ganar protagonismo. Garnachas del Maule. (http://ellibero.cl/guia-de-tiempo-libre/cinco-vinos-inusuales-para-descubrir/) pero también otras alianzas de corte más mediterráneo como la que propone Erasmo con su BarberaGarnacha.

gps_vinos

Cinco vinos inusuales para descubrir

gps_vinos

Los invitamos a descubrir nuevas aventuras enológicas. Algo cada vez más común, sobre todo cuando nunca antes habíamos tenido tantos buenos vinos disponibles en el mercado ni una industria underground tan vívida, tan insolente con los cánones, con infinidad de posibilidades y caminos. Hay nuevos derroteros de un Chile vitivinícola que está en franca expansión. Acá revelamos 5 de esos caminos. Pero seguiremos contando y contando (y probando). La tendencia está está desatada. ¡Salud por eso!

Ludopata 2016, proviene del valle de Colchagua y es un Marselan, una cepa muy, pero muy poco trabajada en los viñedos locales y que ampelográficamente transita entre de la mezcla entre el Cabernet Sauvignon y la Garnacha para  unir y promediar las características de estos dos monovarietales. Es frutal y goloso en su perfil aromático donde predominan las frutas negras, algo cercano al arándano, pasas, notas ligeramente ahumadas y levemente especiado. Presenta una sensación en boca que tiene un pie en sensaciones ligeras y el otro pie firme en los taninos que se anclan al paladar. Precio de referencia $8.500. Disponible en tiendas como La Cava del Pescador. www.lacavadelpescador.cl

Aina 2015 es una Garnacha del Maule que se embotella en San Javier en las instalaciones de viña Caliboro y está a cargo de Ana María Cumsille, enóloga que por años estuvo a cargo de la bodega Altaïr. Aina es un vino fresco, un monovarietal para beber más bien frio (entre 13 o 14 grados) de un color rubí brillante y es un líquido del cual emergen notas de frutas rojas como guindas, algo de manzana y notas florales. En la boca es fresco, de taninos suaves, fresco, de agradabilísima acidez, eso mismo que las voces especialistas llaman un vino vertical. Es peligrosamente sencillo de beber. Precio de referencia $8.900. En tiendas especializadas.

Grus Mezcla Tinta 2015, es una mezcla tinta proveniente de Alcohuaz, en el Valle del Elqui de 13,5°. Es una combinación de Syrah 50%, Petit Syrah 14%, Garnacha 26% y Petit Verdot 10%. Proviene de un lugar de cielos limpios y amplia exposición solar sobre todo a mediodía. A cargo del proyecto está el respetado enólogo Marcelo Retamal y la producción para esta cosecha es de no más de 14.826 botellas. Presenta un color carmesí profundo, con aromas de moras, ciruelas y en la boca enarbola resabios de vainilla, tabaco, cacao y notas cercanas a la pimienta. Es fresco y complejo, con una acidez bien marcada y que combina bien con guisos como un charquicán o un estofado de conejo. Disponible en tiendas como BbVinos. Precio de referencia $16.000. www.vdealcohuaz.com

BordeLago Gran Reserva 2013 es un proyecto digno de conocer. A cargo del emprendedor Manuel Martin, con una producción que no supera las 10.000 botellas entre su Cabernet Sauvignon, Carménère, Syrah y una mezcla de vinos provenientes de sus 8 hectáreas de viñedos que están a la altura y con vista al lago Rapel. Un proyecto enológico que contempola una vereda anclada en el turismo y un estilo de vida más cercano al slow life que a la vorágine empresarial. Probamos su elegante y fresco Cabernet Sauvignon 2013 que presenta un color rubí intenso con atractivo brillo. En nariz y al paladar muestra una acidez de fruta domesticada agradablemente por la madera que aporta algo de caramelo y notas más cercanas a la vainilla. Con carne los taninos se amansan y se deslizan por la garganta con gran deleite. Para revisar sus puntos de venta e información extra visite su web www.vinosbordelago.clgps_vinos

Rivera del Notro 2016, es un 100% cepa País proveniente del Bío-Bío. La producción de este vino con espíritu de Beaujolais es limitadísima. Apenas por bajo el millar de botellas. A cargo está Roberto Henríquez quien vinificó un viñedo centenario con parras de hasta 200 años de antigüedad en la comuna de Nacimiento. Mediante un proceso de maceración carbónica larga obtiene un vino con chispa, con una sensación única en boca, “con frizz”, crispada. Casi una novatada intencional que abofetea  a los más puristas. Sus aromas se despliegan para recordar guindas y otros frutos rojos como frambuesas en incluso maqui deshidratado. Disponible en tiendas on line como Jantoki (www.jantoki.cl). Precio de referencia $10.500.

el-granpetit-vino

El Gran Petit explora dos monovarietales casi desconocidos

Se rumorea que el mercado brasileño arrasó con este vino construido por las manos maestras de la enóloga Irene Paiva en su versión anterior. Por eso fue muy difícil encontrar la añada 2014 (la primera de esta etiqueta). Lo cierto es que sea cual sea la razón, los entendemos. Por eso, no pierda la oportunidad de degustar la edición 2015 de esta botella que demuestra que Chile es mucho más de Cabernet Sauvignon, Sauvignon Blanc o Carménère. El Gran Petit es un dueto del valle del Cachapoal compuesto por Petit Sirah y Petit Verdot. Tiene un color profundo y bordes violáceos. Intenso. Huele a fruta negra deshidratada. Ciruelas, algo de higos. Volatiliza algo de alcohol de sus 14,5º. En la nariz se aprecian notas de especias dulces, canela, anís estrellado, fruta y más fruta. En la boca es dócil, suave, aterciopelado. Con un matiz dulce y goloso. Iría bien con carne de caza, patés. Cortes de carne con alta infiltración. En el paladar queda dando vueltas una nota de caramelo y confitura. Un vino que nace del ala experimental que tiene Grupo Belén que congrega a viñas como Morandé, Vistamar, Mancura, Zorzal, entre otras, y ya tiene un catálogo de etiquetas que vale (y mucho) la pena tener en cuenta: A saber,   Tiraziš (un syrah de clima frío hecho por Sven Bruchfeld), Despechado (un fresco pinot noir elaborado por Daniela Salinas), Creole (un blend de Ricardo Baettig y Bestiario (de los hermanos Michelini). Disponible en tiendas especializadas y en House Casa del Vino. Precio de referencia $10.000.

Libro vinos con cuento E Brethauer

Vinos Con Cuento

Libro vinos con cuento E Brethauer

Eduardo Brethauer es un reconocido periodista consagrado a probar y evaluar vinos. Una dilatada carrera que le da el juego de piernas necesario para poder compilar en este trabajo sus vinos favoritos ensamblando humor y asertividad. El libro es una polaroid del universo viñatero nacional, pero en clave más íntima, casi como si esta imagen perteneciera a su cuenta de Instagram (en sentido metafórico). Figuran 248 etiquetas clasificadas y con precisas notas de cata. El viaje es divertido y ameno, con sugerentes capítulos que se titulan como vinos surfistas, bailarines, intelectuales, acampados, lujuriosos, cancheros, gozadores. Pero en sus 162 páginas también se incluyen listas de vinos para inusuales momentos de consumo, como para pedir perdón, por ejemplo. El ejemplar se engalana con ilustraciones de Omar Galindo y es una novedosa hoja de ruta para el creciente y cada vez más cambiante y diverso panorama del vino nacional.    Vinos con Cuento se encuentra disponible en Feria Chilena del Libro. Precio de referencia $9.900.

 

Pipeño Cacique Maravilla

Pipeño de remonbre

Pipeño Cacique Maravilla

El Pipeño de Manuel Mayorga, proveniente del secano interior de Yumbel está en en el pináculo de los de su categoría. Un vino simple, que apenas se sulfita y provienen de parras de uva país de hasta 250 años de antigüedad. Posee un color ligero, sin mucho brillo y algo ceniciento. En nariz, deja sentir fruta joven, fresca, casi con aroma a lagar. No hay maderas, ni barrica de guarda entre medio. En la boca es de vibrante acidez y emerge más fruta fresca. Claramente no es un vino para guardarlo, además que sus 12,3º de alcohol conspiran para que su consumo sea vertiginoso. Perfecto para acompañar achuras que se asan a a la parilla, platos chilenos y algunos pescados como los pejerreyes. Precio de referencia $7.900 para su envase de 1 litro. Disponible a través de Chanchos Deslenguados y La Vinoteca. www.caciquemaravilla.cl

Copas de Caloric Cuvee

Copas malditas que cuentan calorías

caloric-cuvee-calorie-counting-wine-glassSi es de los que corre tres veces por semana o son los que ya cedieron (un poco) la batalla al cinturón puede que este vaso les ayude a medir la cantidad de calorías que hay en cada copa de vino. Si terminan misteriosamente quebrados, se entiende también. Este es un también lúdico glassware para engalanar una reunión. La propuesta de la empresa Caloric Cuveé es decorar copas de vino con leyendas o textos tan ingeniosos como irreverentes. Es una guía par los que disfrutan del vino y quieren regular la ingesta pero, ojo, no todos los vinoros tienen el mismo nivel de calías. El grabado es hecho a mano. Se encargan a través de la web caloriccuvee.com. Precio de referencia U$20 por unidad más costos de envío. Es necesaria una casilla en Estados Unidos para despachos a Chile.

couvee del maolee

Couvée Del MaoLee.

Couvée Del MaoLee 2011 usa una una fonética gala para hablar de su proveniencia. Es un vino en la vereda de los vinos naturales. Se compone de Cabernet Sauvignon 42%, Carignan 32%, País 8%, Carménère 7%, Merlot 4%. Ya desde el primer acercamiento a la copa. Hay una moral distinta, fruta que emerge sin las cortapisas ni lo enfundados que estan la mayoría de los vinos sulfitados hasta enmudecerlos. Vitivinicultura del viejo mundo. Fresco, con un final de frutos secos. Juguetón en el paladar. Lleno de matices. Huele a uva, a lagar, a montura, cuero. Ademas de versátil a la hora de maridar. Precio de referencia en tiendas especializadas $9.000.

Tierra de Tomenelo

La Greda Vasija

La mezcla Tierra de Tomenelo Cabernet Sauvignon/ Merlot 2003 es un vino único por estas latitudes. Antes que todo hay que signar que es realizado por Angela Pantaleone y Ruggero De Tarczal quien tambien es un reputado viñatero. La Pantaleoni Madre de Elena, una enólogo que en Emilia Romagna desarolla vinos emocionates e imprescindibles desde su trinchera llamada Agrícola La Stoppa.

Este vino salvaje fermenta con levaduras nativas en tinajas de greda, un vino del Cauquenes con un montón de alma.Luego el vin o pasa por un proceso de guarda en madera inerte. La mezcla huele a ciruelas, higos, algo de hierbas gourmet como tomilllo y laurel y tomates deshidratados. ¿Alguien dijo pasta? En la boca tiene una acidez grata y taninos que se entremezclan con lo granular de su cuerpo, con micro polvillo terroso. Tiene algunas notas que podrían parecer defectos pero el tiempo me dará la razón, lo vinos de verdad no tienen prcio. Aunque éste sí: Precio de referencia $5.000.-

Maitia 2013

“El propone, ella dispone”

Maitia 2013 es una mezcla tinta compuesta de Carignan, País y Cabernet Franc. En la contraetiqueta se lee: “El propone y ella dispone, refleja nuestra actitud al momento de tomar decisiones”, sinceran. Pero esta declaración de sumisión la veo más como la propuesta en el papel de un enólogo (David Marcel) que trabaja respetando la tierra y la fruta, que es la que al final “manda” en el producto final y lo manifiesta sin enmascaramientos en la botella, en la copa, en la boca.

Exhibe un color carmesí. ligeramente turbio. Huele a queso maduro, cuero, frutas rojas, granadas maduras. De cuerpo es ligero, refescante, algo delgado. Se bebe por litros de manera peligrosa. Una mezcla llena de vida, equilibrada. Es una mezcla deliciosa para calentar motores. Para los que buscan vinos naturales impetuosos, éste no es tan salvaje y claramente está lejos del circuito de vinos pensados para castores. Pura fruta proveniente de Loncomilla. La producción fue de 5.000 botellas los que quieran comprarlo lo pueden hacer directamente a la viña a través de los emails info@petits.cl o loreto@petits.cl.

Clos Des Fous_Cabernet Sauvignon

Un cabernet para disfrutar

Clos de fous1Fruta vibrante, fresca, parecen ciruelas recién cortadas y emergen algunas especies, canela, pimienta de Jamaica. Y otras nubes aromáticas. En la boca es chispeante, marca algo de guinda, de murtilla.

Advierto respeto por la fruta, no hay maderas demasiado notorias que encapsulan los sabores dentro de un registro monótono. Acá hay taninos que abrazan las paderes interiores del paladar y te van recordando el vino que tienes en la boca. Sublime, no por el precio, no porque es el mejor o el con más puntaje sino porque es un vino que se bebe y te “habla” francamente, dentro de su coto, que sulfita, no está necesariamente en la vereda de los vinos naturales, pero sí se encasilla en lo que llamaría “vinos honestos”.

En este link se podrán saber más de dónde viene los vinos de esta bodega.

Si un amigo me pregunta: Es un vino que muestra una tipicidad única. Si me apuran. Éste es el sabor de los Cabernet Sauvignon bien elaborados de hace 20 años atrás, antes de la irrupción desmedida de la madera o del aserrín, antes de que se pusieran de moda los vinos para castores.

Clos Des Fous. Cabernet Sauvignon 2012. Precio de referencia $7.900.

Flaherty Mezcla tinta 2012

Flaherty 2012: una mezcla tinta golosa y potente

Flaherty Red Blend

Esta mezcla de Syrah, Cabernet Sauvignon y Tempranilllo de Aconcagua a mi me sabe deliciosa, potente, intensa y a la vez con una alambicada frescura final. Un vino que me he repetido en varias ocasiones. Tiene un color burdéos profundo, aroma a guindas deshidratadas, algo de cuero y charcutería, ciruelas. En boca es sedoso, con un matiz robusto que lo da el alcohol. Pero es un alcohol de fruta muy madura, medio asoleado, igual deja sentir algo fresco. Retrogusto confitado, con algo de barrica y toffee. Fruta calida. A pesar de que posee un cuerpo ligero, algún winewriter de nariz respingda lo ha de considerar desbalancedo, muy alcoholico. Pero, a mi me encanta casi ni notar sus 15º de graduación alcohólica. Perfecto consorte de carnes especiadas, de quesos intensos y pastas con algún guiño a lácteos. Precio de referencia $9.800. Disponible en La Vinoteca.

Aquitania Rose 2013

Un rosado lleno de deliciosa fruta.

Aquitania Rosé 2013 Maipo

Este Cabernet Sauvignon vinificado al modo de los rosados posee un color con toque anaranjados, destellos cobrizos, no es un rosado de aspecto Barbie. Huele a granadina, a sirope, jugo de frutas cocidas, frambuesa. En la boca es agradable, con una acidez que recuerda morder una manzana. Tiene algo que lo emparenta con una sidra, aunque con un curpo más oleoso y, obvio, sin carbónico. Al final, deja una sensación agradable de frutas rojas y algo de caramelo. Ligero, rico para beber en una terraza, tardes de otoño templadas, combinar con quesos de pelo blanco.  Aquitania Rosé. Valle del Maipo. Precio de referencia. $4.000.

Wine Most Admired

Concha y Toro le cede el trono a Torres

 Drink International

Fuente: Escuela de los Sentidos www.escueladelossentidos.cl

Según el testeo “Most Admired Wine Brands 2014” la bodega española Torres sube del segundo al primer lugar como la marca de vinos más admirada del mundo, dejando a Concha y Toro en segundo lugar. Otro de los chilenos que están en la lista son Cono Sur, que sube algunos escalones haste el puesto 16 y viña Leyda que también figura entre las 50 marcas de vino más destacadas del mundo, consignándola en la posición número 35, a nivel global. Le siguen Undurraga en el puesto 43 y Santa Rita en el casillero 47 (baja 17 casilleros) en este ránking.

Cada año la votación se hace más global y robusta. Este año, votaron más de 200 respetados profesionales ligados al vino, incluyendo Masters of Wine, consultores, periodistas especializados, vendedores, cavistas y vendedores de todo el mundo. Si desea revisar el listado completo puede ver el impecable dossier que publicó recientemente Drink International aqui.

La lista de las diez bodegas má admiradas es la siguiente:

1. Torres, que trepa del segundo lugar a la cima.

2. Casillero del Diablo, bajó un puesto.

3. Château Latour, se repite en el podio.

4. Tignanello, que sube 28 puestos.

5. Penfolds, baja dos escalones.

6. Château d’Yquem, repite su ubicación.

7. Château Margaux, sube 13.

8. Cloudy Bay, desciende 3 posiciones.

9. Guigal, cae un puesto.

10. Vega Sicilia repite su lugar.

Gallardia Cinsault DeMartino

De este vino, una botella es poco

Gallardia Cinsault De Martino

Bien orgullosos deben estar en De Martino (Marcelo y Marco, pienso) por desarrollar en esta suerte de spin-off de su Cinsault Viejas Tinajas y un upgrade al rosé que habían concebido con esta cepa el año pasado. Gracias, les doy como consumidor, por haber concebido este vino brioso que parece descansar en una madera inerte. Para mí este vino tiene un aroma fresco de vino asoleado, en Chile, y que se acopla a muchos vinos del Viejo Mundo que me gustan.

“Veo” al oler, fresas asociadas (casi cercando) a un huerto gastronómico con tomillo, orégano, albahaca, menta, tomates, calabazas y la fruta vibra en la boca como un saludo fresco, con una acidez respetuosa y no están, no aparecen (¡aleluya!) esas notas de taninos de madera. Con vinos como estos, uno vuelve a creer en la viticultura nacional, aunque usen sulfitos. De Martino Gallardía Cinsault 2013. Precio de referencia: $7.000. Si quieren más detalles acá hay un link a la ficha técnica.

Si un amigo me pregunta: Gran nivel de bebebilidad (en la foto hay evidencia de aquello). Trata de pronunciarlo. Si no puedes. Escóndelo. Fresco, emocionante. Con un final parecido a un pie de manzana o un strudel. Si lo regala, descorchar esa misma noche.

Carmen Petite Sirah 2010

Carmen Petite Sirah 2010

CARMEN PETITE SIRAH 2010 2

Bien goloso es este Petite Sirah Reserva 2010 de Carmen. Un vino difícil de conseguir en el retail. Es un líquido viscoso, de un turbio y poderoso morado con tonos y brillos azulados. En nariz resaltan berries y sus respectivas mermeladas. Arándano maduro, bizcocho, guinda en aguardiente, algo achocolatado, especies como anís. En la boca se realzan esos sabores y emergen ricos taninos, un amargo sutil y un cuerpo robusto, que queda dando vueltas en el paladar. Algo de madera. Me encantaría probar este vino sin ella. Carnes de caza y parrilla, quesos duros y maduros se verán potenciados con este tinto.

Precio se referencia $7.200. Disponible en La Vinoteca y Española Boutique $6200.

Si un amigo me pregunta: Es goloso, robusto y potente (se empina hasta 14 grados). Yo lo pondría en el refrigerador unos 10 minutos antes de servirlo.