Archivo de la etiqueta: barra

libro-bebidas-artesanas-2

Manual de brebajes ancestrales

libro-bebidas-artesanas-2

Este volumen propone redescubrir las técnicas artesanales para hacer bebidas al estilo de nuestros abuelos. La autora, Lindy Wildsmith, desempolva saberes hogareños que la era industrial sepultó. Técnicas como infusionar, macerar, prensar y fermentar los ingredientes desde una óptica de respeto por el producto y retomar lo natural y respetar la estacionalidad. El libro (con instrucciones claras y un detallado paso a paso) se divide en estilos de bebidas, que abarcan desde cordiales y bebidas gaseosas hasta vinos, cervezas, licores y sidras de manzana y de pera, pasando por tisanas y tés. En total son más de 100 recetas para preparar bebidas con y sin alcohol. Bebidas Artesanales está disponible en librería Contrapunto. Precio de referencia $29.800.

Harry's Bar Roma

Un Bellini, por favor

BelliniOtro clásico de la coctelería con burbujas es la receta original del Bellini que incluye puré de duraznos blancos con azúcar y jugo de limón además de el vino prosecco, un espumante que se produce principalmente en el norte de Italia. Fue inventado entre 1945 y 1948 por Giuseppe Cipriani, en el conocido Harry’s Bar de Venecia. Un cóctel que rinde homenaje a los cuadros del pintor Giovanni Bellini (1430-1416) por las tonalidades naranjo-rosadas de los duraznos empleados en la receta que recuerdan los tonos luminosos de las obras del pintor.

El barman del Harry’s Bar,  Tonino Sulis lo prepara en vaso mezclador, con hielo, removiendo suavemente para mantener la burbuja del Prosecco Extra Brut. Usa un puré de durazno fresco y ligramente acido. Perfecto para las calurosas tardes de la primavera italiana ¿Vale los 18 Euros? No. Pero este bar es una leyenda. Así que tuvimos que probar el coctel Bronx, un aperitivo que combina jugo de pomelo, vermouth, dry y vermouth rojo además de una porción de gin (en la foto, abajo, a la derecha). Bronx, Harry's Bar

Viet Nam Ha Noi Bia hoi 12

Bia Hoi, la cerveza tirada más barata del mundo

Viet Nam Ha Noi Bia hoi 4

En Vietnam hay que tener en mente estas dos palabras “Bia Hoi” para consolar el sediento pescuezo con la cerveza más barata del orbe. Vietnam cuenta con la cerveza tirada más económica del mundo que proviene de micro cervecerías artesanales y el vaso del tamaño de una pinta (casi medio litro) oscila en precios cercanos a los 4.000 dongs (unos $135 pesos chilenos).

Se trata de una cerveza de color amarillo claro, de un aspecto ultra ligero que resulta engañoso porque en boca desata una insospechada corpulencia y un final refrescante, espumoso y algo seco que viene muy bien con las altas temperaturas.

Se expende en lugares visitados casi exclusivamente por locales y algunos turistas que ya saben de esta cerveza servida a granel, en vasos de vidrio tosco, que permiten invitar y conocer gente con apenas 10 dólares en el bolsillo. Si anda por el barrio, invite una ronda a todo el mundo y tiéntese a practicar el idioma.

Viet Nam Ha Noi Bia hoiViet Nam Ha Noi Bia hoi 2Viet Nam Ha Noi Bia hoi 3Viet Nam Ha Noi Bia hoi 12 Viet Nam Ha Noi Bia hoi 13

tumblr_l8p3k0Codg1qd3kqco1_500

Historia de la piscola

EL NACIMIENTO DE LA PISCOLA

tumblr_l8p3k0Codg1qd3kqco1_500

En el choque entre la bebida global y los destilados locales encontramos la Piscola, el emblema patrio de la mixología nacional. Coctelería sin coctelera, claro. Pero entre sorbo y sorbo, el tin-tin de los hielos me trae un recuerdo a la memoria…

Conversando con el entonces barman del Hotel City en Santiago, el septuagenario Luis Pérez, tenía la mejor referencia del nacimiento de la piscola como emblema coctelero nacional. “Ya en la década del sesenta comienza la gente a pedir piscolas, aunque en ese entonces era obligado el de 30º, eran más suavecitas que las de ahora”, me comentó risueño. El dato lo confirmó la web institucional de la bebida cola más consumida en nuestro país, ubicando en las postrimerías de la década del 50 el auge y posicionamiento definitivo de la marca en Chile.

“Lo del limón como agregado es un elemento ya más moderno”, comentaba don Luis que siempre agitaba con energía la coctelera tras la barra de este hotel vintage que cedrró sus puertas. Y aunque Luis Pérez, había jubilado y había sido recontratado por el hotel. Lo que mejor sabía hacer eran cócteles. Siempre será un campeón.

Ilustración de Javiera Edwards del libro Dulce Patria / Iconos Chilenos

tumblr_l7mgtw92Zt1qd3kqco1_500

Beber Solo (Última entrega)

REGLAS PARA BEBER SOLO Y CON ESTILO

Olvida la charla de barra. Ya que generalmente es sobre el clima, la contingencia, cosas sin importancia, historias de gente a la deriva, y conversaciones que pueden involucrarse con tu momento sin que lo pidas. En cambio, silenciosamente presta atención.

Pare, mire, escuche. Esto requiere estar alerta al igual que frente a un cruce ferroviario. Disfruta de a capacidad de oír conversaciones ajenas, advertir el pulso de la ciudad o las pistas que entregan los atuendos de los clientes. La percepción cambia y uno puede advertir pequeños detalles que se transforman en ideas brillantes que si tienes la suerte de anotar, descubrirás al día siguiente que no lo son tanto.

Trata de no comer. Esto es un trabajo que no tiene nada que ver con alitas de pollo o chorrillanas, acepta un snack sencillo de comer, ojalá seco y sin grasa, porque tampoco es una buena idea hacerlo con el estómago vacío. Pero la grasa de la mano con el cristal no se ven nada bien. -Si llega un amigo, no intentes ignorarlo. En cambio, tómalo como una señal irrefutable de que el acontecimiento pensativo de beber solo ha terminado. Págale una ronda por tu boleto a dejar estas reglas en el bolsillo porque ya conseguiste muletas para volver a casa. Y celebra en compañía que es casi siempre más entretenido.

tumblr_l75woovXh61qd3kqco1_500

Beber sólo

tumblr_l75woovXh61qd3kqco1_500

Cómo beber solo con estilo:
Capítulo Uno.

Más de alguna vez nos hemos visto en la “necesidad” o en el entuerto de beber sólo. Sucede a menudo si uno posee ese defecto de llegar a tiempo en este país. De partida cierra la boca, ojo con los mitos urbanos porque decir “estoy esperando a alguien” es la peor de las frases que se te puede ocurrir anunciar. Cualquier imponderable puede arruinar tu postura de autosuficiencia a lo James Dean o Carrie Bradshow –según el caso. Todo mal si ese “alguien” no aparece, mejor largarse.

La postura de beber a solas es una ideología y no una excepción, hay que considerar este momento como un regalo, no un escape. Es un arte y convencidos de ésto vamos a recorrer algunos rudimentos para arremeter este ejercicio como todo un profesional.