Archivo de la etiqueta: Chile

TraKal destilado de peras y manzanas (6)

Trakal, un destilado que mezcla peras con manzanas

TraKal destilado de peras y manzanas (4)Muy refinado es este espirituoso desarrollado por el destilador Sebastián Gómez Camorino con un original y particular método e insumos de la Patagonia donde además de la manzana y la pera hay inclusión de hierbas como la casia, manzanilla y laurel de la Patagonia. Más que un perfil dulce y licoroso se agradece la elegancia y frescura de un destilado que se aprecia bien solo o involucrado en coctelería. En nariz es muy herbal y adelanta un perfil complejo y fresco. Un perfume boscoso con algunas notas de la fruta que lo compone. En la  boca desata un alcohol (de 42° de potencia) muy delicado con un resabio largo.

Las recomendaciones de consumo van desde servirlo muy frío, con hielo o en cocteles sencillos como una versión con Tónica o como un Negroni en reemplazo del gin. Disponible en restaurantes, hoteles y bares.

Trä-Kál. Precio de referencia $20.000. Disponible en La Vinoteca. Más detalles en la web www.trakal.com

El Pisco Nació en Chile

El Pisco nació en Chile

El Pisco Nació en Chile

El Pisco nació chileno. El estudio del investigador Pablo Lacoste confirma que esto es así. ¿Por qué?, se lo contamos. En esta historia de una aventura nacional, todo parte con los piratas que 1680 llegan a La Serena. Se podría decir que los piratas ingleses tiene la culpa de que se produzca pisco en el valle del Elqui. Imagine el panorama: La gente se angustia, la inseguridad y el pánico cunden entre los habitantes quienes ante la imposibilidad de huir por orden del Cabildo de la época emprenden hacia las zonas más altas del Elqui para evitar los saqueos y la probable muerte. La corona española y las autoridades ya no los podían proteger. Este puñado de familias se instalan en haciendas y buscan un modelo de autosutentabilidad. En esta aridez comenzaron a cultivar las vides y luego producir un destilado que ya llamaban y escribían como “pisco” en 1733. El inventario de una Hacienda la Torre, enclavada en el valle del Elqui es el documento que valida la tesis del académico e historiador argentino Pablo Lacoste, quien junto a un grupo multidisciplinario, -y por años- llega a este hallazgo historiográfico. El libro, ha causado gran revuelo entre las autoridades peruanas, cosa que no ha sucedido en nuestro país. No descarten que un batallón de historiadores desempolve otros documentos peruanos en los meses venideros. Recuerden simplemente el transatlántico que es la gastronomía peruana y parte de ella es su afamado pisco sour. No queremos sembrar la discordia en este campo, simplemente les recomendamos usar el “apellido” para estas dos bebidas, emparentadas aunque distintas, que ocupan un homófono. Si los peruanos encuentran un documento más antiguo, bien. Pero no quita el valor de que en nuestras fronteras se produce una bebida destilada a partir de uvas aromáticas que cuenta con más de 300 años de una legítima tradición, un saber-hacer y que constituye la denominación de origen más antigua de América.  Una bebida que nace del sacrificio y como respuesta a la hegemonía de Perú en la producción. Estamos hablando de una época en que Potosí, con cerca de 160.000 habitantes era una especie de metrópoli que funcionaba en base a la extracción de plata y concentraba el consumo y la demanda de bebidas alcohólicas.

Aunque nuestros vecinos del norte han dado tumbos y han sido más erráticos en la producción de este destilado, porque también desarrollaron un destilado a partir de chirimoyas y hay profusa utilizaiócn de caña de azúcar para producir alcoholes (más rápido y económico). Detalles de esta profunda investigación que legitima la costumbre de destilar la bebida nacional se encuentran en el estupendo El Pisco Nació en Chile, Genesis de la primera Denominación de Origen de América. Editado recientemente por RIL.

En principales librerías. Precio de referencia $25.000.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tragos chilenos: Canelita

Es uno de los tragos de costumbre huasa a base de aguardiente y distintas infusiones vegetales. Está el enguinda’o, el apia’o, el licor de níspero y las mistelas. Los conozco porque mi abuelo los preparaba todos y se llevó sus recetas y proporciones de autor a la tumba. En esa época no se escribía nada que se pudiera memorizar. El Canelita era uno de esos tragos que preparaba mi abuelo y por los que reunía en casa autoridades locales y una pléyade de contertulios. Se dice que este bebistrajo (asociado a Putaendo y sus alrededores precordilleranos) remonta sus orígenes hasta la Colonia.

Son las tierras de mis ancestros maternos. En el restaurante La Palmera sirven la copa llena de este trago ($600) a base de aguardiente en mezcla con agua de canela, azúcar, clavo de olor y el famoso palo de pacul, un arbusto precordillerano que le da un color rojizo inconfundible y que sólo “algunos viejos del monte” saben reconocer. El resultado es un sabor potente que a algunos les recordará una visita al dentista. Sólo para curiosos o si quiere probar un digestivo ¡vaya que diferente! Se sugiere acompañar con un postre como un dulce de alcayotas con nueces. No es un maridaje perfecto pero… “Si es perfecto, no es bueno”, dirán por ahí.

La Palmera Sarmiento 604, Putaendo. Tel. 34-501011
Carmen Petite Sirah 2010

Carmen Petite Sirah 2010

CARMEN PETITE SIRAH 2010 2

Bien goloso es este Petite Sirah Reserva 2010 de Carmen. Un vino difícil de conseguir en el retail. Es un líquido viscoso, de un turbio y poderoso morado con tonos y brillos azulados. En nariz resaltan berries y sus respectivas mermeladas. Arándano maduro, bizcocho, guinda en aguardiente, algo achocolatado, especies como anís. En la boca se realzan esos sabores y emergen ricos taninos, un amargo sutil y un cuerpo robusto, que queda dando vueltas en el paladar. Algo de madera. Me encantaría probar este vino sin ella. Carnes de caza y parrilla, quesos duros y maduros se verán potenciados con este tinto.

Precio se referencia $7.200. Disponible en La Vinoteca y Española Boutique $6200.

Si un amigo me pregunta: Es goloso, robusto y potente (se empina hasta 14 grados). Yo lo pondría en el refrigerador unos 10 minutos antes de servirlo.

tumblr_l8pevvW6Zq1qcxr5i

Tragos Nacionales

El recetario nacional para el bar cuenta con emblemas bien sólidos que sirven para esquivar el paso obligatorio por el pisco sour, sempiterno acompañante y caballito de batalla de los brindis de delegaciones y turistas. Atrévase.

tumblr_l8pevvW6Zq1qcxr5i

Sed Nacional

Si cierra los ojos y se pone a pensar en tragos nacionales que no sean ni la piscola ni el pisco sour, uno de los primeros nombres que emergen es el del Pichuncho (pisco con vermouth rosado y cáscara de limón). En el Liguria este trago tiene una apariencia fina y servido en la clásica copa de martini, reluce toda la oleosidad y textura en boca de la aleación más pituca de nuestra inventiva etílica, ideal como aperitivo. En la Confitería Torres presenta esta misma apariencia y la justa medida hace de la experiencia de este trago simple, con copa enfriada y adecuadas proporciones, una joya de nuestra cultura etílica, que reductos como La Unión Chica intentan mantener.

Para los que buscan variedad en tragos chilenos, La Batuta es un buen santuario donde encontrar estas preparaciones. Las mezclas están más que correctas, con sabores que sorprenden como los de la tríada que le proponemos. Destaca el Chilean Manhattan, una mixtura bien amalgamada, de pisco, vermouth rosado y amargo de angostura con la cereza reposando al fondo de la copa, que tiene toda la delicadeza de su pariente gringo. El Pantera Rosa es un entretenido y algo femenino trago en vaso largo que reúne pisco, fanta, leche condensada y un toque de granadina. El más chacotero de esta familia es un sorprendente y simplísimo Chuflay (pisco con Bilz o Pap), muy refrescante.

En este rubro, la Confitería Torres es la catedral donde si bien se homenajean preparaciones clásicas también se pueden encontrar otras variantes tan tradicionales como recomendables. Eso lo saben bien los que se han atrevido a tomar como aperitivo el Juanito Rosado, aquí preparado con vodka es un aperitivo de excepción que además tiene la característica global y unisex del pisco sour. De un color intenso y una vibrante espuma, al destilado se le añade jugo de naranja, granadina, clara de huevo y jugo de limón. El Ladrillo, con ron, licor de horchata, jugo de limón y soda, es una combinación muy frutal que recuerda las notas del tutti fruti de las primeras gomas de mascar de nuestra infancia. Cierra las recomendaciones un viaje al pasado mediante las alas de una tradicional Cazuela en Champagne, que ya tenía su espacio en el recetario del Hotel Crillón y ahora es reproducida según la receta original: jugo de frambuesa, naranja o chirimoya se mezcla con mucho hielo (cognac optativo) y con un top de champagne, servido en las copas amplias de espumante, las mismas que ocupa la tradición para el ponche a la romana, la versión pituca del conocido y popular Terremoto, en su versión en El Hoyo o la Piojera.

Cola de Mono: Nuestro propio Bailey’s Si de preparados con identidad se trata, hay una cremoso líquido con base de aguardiente que era popular antes del arribo masivo de las cremas de whisky y las cremas de café. Las teorías acerca del origen del cola de mono apuntan al envase donde se embotellaba este ponche casero, también al arma, marca Colt, que llevaba el presidente Manuel Montt, e incluso la derrota electoral que sufrió don Manuel por la misma época en que se inventó este trago (que por eso se habría llamado “la cola” de Montt). Lo cierto es que el Cola de Mono o colemono es elaborado con pisco o aguardiente, café con leche, azúcar y canela. Se sirve usualmente en las postrimerías de diciembre, pero hay reductos que lo sirven todo el año donde se ofrece sin interrupciones y a la temperatura que requiere, como la anuncian en la entrada de los locales, “heladito”.

Más chilenos La coctelería nacional tiene muchas variantes, entre las que se encuentran nuevas preparaciones y nombres más juguetones que sólo la inventiva popular pudo concebir como el Pillín (pisco con gin) y el Fanfarrón que enfrenta en partes iguales el ron y la gaseosa de naranja. A la hora de las mixturas de menor graduación alcohólica está el Chichón (chicha con pipeño) y un rosé sin enólogo, el Pingüino, que mezcla vino tinto con vino blanco en medidas equivalentes. En otra línea, con más ingenio que burbujas, están una variante del Jote (vino con bebida cola), el Flaite, que al tinto en caja le suma la bebida más barata. De la misma calaña, la Champaña de los Pobres divide su composición en vino blanco y gaseosa incolora, un delirante espumoso casero.

tumblr_l82qklTsE51qcxr5i

Primera cata de cervezas sin alcohol

tumblr_l82qklTsE51qcxr5i

Cervezas catadas en el contexto de un tema publicado en la revista Wikén de El Mercurio. Disponibles en grandes supermercados y tiendas especializadas.

  1. ERDINGER: Es una weissbier, una cerveza de trigo, de aspecto turbio y cuerpo robusto para la categoría. Es la más parecida a una cerveza artesanal. Espuma bien blanca y persistente, cremosa. Deja sentir aromas afrutados donde se distinguió pera, manzana y algunos toques cítricos. En boca es muy elegante y sedosa, posee un cuerpo equilibrado y un moderado amargor.
  2. CLAUSTHALER: Espuma impecable, algo gruesa, color hueso. Fresca y floral con aromas típicos y de manzana verde, con notas herbáceas. Aparece algo de aceituna verde, lúpulo, alcayota, miel. En boca es suave, redonda y bien balanceada. El final es largo con un amargor bien integrado.
  3. CRISTAL CERO BOTELLA: Con espuma de burbuja amplia con mediana persistencia y color dorado intenso, ocre. No presenta una paleta de aromas muy intensa pero se pueden rescatar algunos puntos de lúpulo y cereales en cocción y flores secas. Sabor suave con leves resabios florales, toques de mantequilla y lúpulo pero sin finura. Cuerpo ligero, sin mucho amargor ni acidez, con un final dulce.
  4. LÖWENBRÄU: Presentó la máxima estabilidad y cantidad de espuma, y un color dorado muy llamativo. El olor a malta, y cereal fueron protagonistas y de su sabor se rescata un buen equilibrio entre notas dulces y ácidas aunque el caramelo termina por imponerse. Queda al debe en el amargor y su falta de oleosidad y cuerpo se compensa con una presencia impecable.
  5. OETTINGER: Muestra una espuma de grano fino y un dorado medio. Presenta una nariz poco usual, algo de jabón casero y notas sulfuradas además de granos tostados. En boca se reivindica con un equilibrio muy grato y un cuerpo untuoso. Deja un retrogusto amargo muy sobrio y persistente.
  6. BAVARIA: Espuma de persistencia aceptable, presenta un color amarillo intenso. En nariz se perciben tonos de cereal húmedo, mostos crudos y se extraña la presencia de lúpulos dentro de la paleta aromática. En boca tiene algo salino, falta ensamble entre la gasificación punzante yy con un dura amargor presente en un cuerpo más bien ligero.
  7. BECK’S: De espuma sostenida y color del estilo lager pálido. Entre los aromas resaltan notas de levadura, nariz fresca con punatkes de pera, duraznos. En boca es más bien sobria sobresalen sus aristas ácidas y un amargor verde, vegetal que es bastante largo aun que en líneas generales es bastante plana y poco expresiva.
  8. HOLSTEN: Una espuma cremosa y un color rubio intenso. ,os aromas que presenta son más bien leves, con un toque lácteo, a suero y legumbres, algo de cítricos y piel de naranjas. En la boca presenta un ataque puntiagudo, con un punto salino que decae a la mitad sin mucho peso queda flotando un amargor vegetal algo desequilibrado.
  9. ESTRELLA DAMM: Más que rubia, anaranjada, con una espuma viscosa y artificial lo que se advierte por grumos que sin embargo permanecen unbuen rato. En nariz deja sentir aromas de pasto, humedad y vegetales en agua. En boca predomina la acritud y una sensación metálica, sin peso de malta. Se siente vieja y es muy ligera.
  10. KUNSTMANN BOTELLA: Da muestras de una espuma evanescente y un color correspondiente al estilo lager. Su primer ataque aromático deja muestras de lúpulo y notas verdes emparentadas con la alcachofa que fue reprobada por gran parte del panel. En boca es ligera y fresca, con un fondo amargo de lúpulo que permanece largo rato en boca.