Archivo de la etiqueta: Gin

TraKal destilado de peras y manzanas (6)

Trakal, un destilado que mezcla peras con manzanas

TraKal destilado de peras y manzanas (4)Muy refinado es este espirituoso desarrollado por el destilador Sebastián Gómez Camorino con un original y particular método e insumos de la Patagonia donde además de la manzana y la pera hay inclusión de hierbas como la casia, manzanilla y laurel de la Patagonia. Más que un perfil dulce y licoroso se agradece la elegancia y frescura de un destilado que se aprecia bien solo o involucrado en coctelería. En nariz es muy herbal y adelanta un perfil complejo y fresco. Un perfume boscoso con algunas notas de la fruta que lo compone. En la  boca desata un alcohol (de 42° de potencia) muy delicado con un resabio largo.

Las recomendaciones de consumo van desde servirlo muy frío, con hielo o en cocteles sencillos como una versión con Tónica o como un Negroni en reemplazo del gin. Disponible en restaurantes, hoteles y bares.

Trä-Kál. Precio de referencia $20.000. Disponible en La Vinoteca. Más detalles en la web www.trakal.com

Libro dest Portada08

Un libro imprescindible para el bar

LIbro Destilados Blume

Lo exhortamos a cambiar su punto de vista. Imagine que entre sus manos tiene el catálogo de ingredientes de la cocina que está de moda en todo el mundo. Los “ingredientes “ en este caso son líquidos y los cocineros trabajan tras una barra y se hacen llamar mixólogos o bartenders. Se trata del trabajo a cuatro manos de Joel Harrison y Neil Ridley quienes escriben sobre destilados (particularmente sobre whisky) en la web Caskstreng.net y en revistas como Whisky Magazine e Imbibe. Proponen ser guías turísticos para conducir a los lectores por los sinuosos derroteros de los destilados del mundo. En 224 páginas se explican ingredientes, métodos y hasta personajes disidentes de cada industria de los espirituosos. Cabe así un índice presidido por el gin (el destilado que vive su momento más hot), además de paseos por el vodka, vistazos al universo paralelo del tequila, los caminos laberínticos de la absenta, el ron, una pausa necesaria en los whiskies, brandies, y otros destilados del mundo como pisco, el aquavit, y otras bebidas como el soyu, además del universo insipiente de los amargos o bitters. Puro fuego líquido. Disponible en Librerías Contrapunto. Editado por Blume. Precio de referencia $23.800.

GIN La REPUBLICA

Gin con botánicos del Altiplano

GIN La REPUBLICA

El gin está de moda en todo el orbe. Ya no es la simple oleada del consumo trendy que protagonizaron y luego exportaron los españoles con sus estéticas maneras de preparar gin-tonics. La cosa es en serio, sobre todo cuando el consumo viene tomado de la mano de una revaloración de los barmans y la aparición de destiladores artesanales que rescatan antiguas recetas y costumbres para fabricar alcoholes de alta gama, pero en pequeñas producciones.

Es el caso de Joan Carbó, destilador y miembro del staff de afamado restaurante boliviano Gustu. Él es el responsable de esta joya espirituosa que usa botánicos tradicionales de un gin de estilo mediterráneo: Enebro, Cilantro, Cardamomo, Naranja, Limón, Anís, Canela ,Jengibre. Hasta ahí, todo bien, todo en regla. Pero la cosa cambia cuando a la paleta de sensaciones se incorporan las aristas singulares de ingredientes botánicos como Tumbo, Huacatay, Chirimoya, Ulupica, Molle, K’oa, Locoto y Quirquiña. Este gin presenta un alcohol delicado (un terciopelo fragante) con notas cítricas delicadas y un final largo que deja notas mentoladas revoloteando en la boca. En Chile, ya se puede encontrar en lugares como Room Nº9, Danés y Sarita Colonia. Gin La República Andina. Precio de referencia $25.000. Disponible a través de www.jantoki.cl

Tom Collins Bols

El viejo Tom Collins está listo para volver a la carga

La leyenda reza que los Collins deben su nombre al barman inglés John Collins alrededor del 1800. También hay voces que reclaman la paternidad de la mezcla que dicen fue inventada por la misma fecha en New Jersey. También es materia de debate la utilización del gin base de esta combinación.Aunque preferimos zanjar la discusión de que el destilado pivote de este cóctel es gin, si o sí, ¿de acuerdo?

Para el conocidísimo Tom Collins se postula al gin Old Tom y al holandés Jenever como espirituosos de base presentes en la receta original, aunque la marca del gin inglés y el apellido del encargado de las copas en el Hotel Limmer’s hacen pensar de que la paternidad es exclusividad de la Conduit Street en Londres.

Gastón Martínez, histórico barman del desaparecido Hotel Carrera recuerda que esta bebida se consumió ampliamente en Chile durante la década del 70 y fue en los 80s cuando se consolidó en nuestros paladares. Hoy es un trago algo vintage. Pero ahora que el gin contraataca y encanta a la vanguardia mixológica, es el momento de desempolvar, desmarcar y versionar al miembro más famoso de la dinastía Collins, el viejo y querido Tom.

Claves botánicas del gin ginebra

Las claves botánicas del Gin

Claves botánicas del gin ginebra

Por su naturaleza botánica el mercado de los gin saborizados es muy reducido e incipiente pero marcas como Bol’s, Gordon’s y Seagram’s ya han hecho sus propias versiones.

Complejo en aromas y reminiscencias, su inigualable sabor lo componen estos productos utilizados por la mayoría de las etiquetas.

Los barmans asumen que ante todo los martinis reales se preparan con gin y es preferido por los clientes que buscan más sabor. Acá algunas claves para entender y descifrar los sabores de esta compleja bebida.

Almendra: Se utilizan dos tipos almendras, amargas y normales o denominadas dulces, le entregan esos resabios de mazapán, oleadas nogadas y un sutil amargor especiado.

Cardamomo: Se utilizan las dos variedades (verde y negra) de esta planta originaria de Malabar al suroeste de India. La variedad verde que es más delicada, entrega esos toques aromáticos mentolados, con reminiscencias de eucaliptus y cítricos.

Cassia y Canela: Son usadas para darle el carácter especiado a la bebida. Entrega reminiscencias de goma de mascar.

Enebro: El sabor característico del gin. El sabor principal proviene de las semillas que tiene el fruto que produce este planta. Fragante y especiado, con un sabor amargo, y tonos de pino, lavanda, alcanfor y un final de pimienta.

Semillas de Cilantro: es el segundo sabor de mayor protagonismo en el gin. El cilantro entrega un suave sabor y sugiere la aromática presencia de jengibre y piel de limón. Utilizada por las marcas más prestigiosas. El común de los fabricantes usa directamente limón y jengibre.

Fdo Castellon

Fernando Castellón: El señor cóctel

Fdo Castellon

Es el autor del Larousse de los Cócteles y uno de los creadores de cócteles más famoso de Europa. 

Son las tres de la tarde en la ciudad de Lyon, una de las capitales de la gastronomía francesa, y desde el Instituto Barexpertise, Fernando Castellon contesta el teléfono para recibir una llamada de Chile que no deja de evocarle sensaciones gratas por la conexión que siente con el país donde vive su abuela, primos y unos hermanos. Al instante comienzan a pasar por su mente los años de niñez que vivió aquí en la tierra de su madre y la segunda patria de su padre español.

Pero esas son sus raíces, ahora Castellon disfruta de los frutos de su largo viaje hacia la noche y hacia el universo detrás de la barra, algo que puede parecer superficial para muchos pero en él se advierte como un tema vital. Su relación con los cócteles ha sido tan  directa y profunda que lo ha llevado a abordar el tema como quien trata con documentos históricos y en el mundo entero es considerado como un respetado historiador del tema. Una revisión a su libro publicado más famoso, El Larousse de los Cócteles, (disponible en librerías por unos $29.280) nos habla de sus capacidades como investigador.

De sus virtudes con la coctelera ni siquiera quedan dudas cuando se toma nota de sus antecedentes, no por nada la marca Hennessy lo contrató para que viajara por todo el mundo derribando el mito de que el cognac no se podía mezclar o ser parte integral de una buena mezcla. En estos periplos pudo advertir las tendencias de consumo en más de 30 países entre los que se cuentan sitios tan diversos como Australia, Singapur, China, Japón, Inglaterra, Alemania, Rusia, Estados Unidos, Argentina, México y Brasil.

Desde el año 2002 hasta hoy está a la cabeza de su proyecto personal, el instituto Barexpertise, que da capacitación y consejo a la industria del bar y apoya a las marcas relacionadas con este rubro. En estas dependencias se encarga personalmente de instruir a los que serán barman y bar managers de toda Francia y Europa. Con ustedes, Fernando Castellon.

¿Cómo comienza su vida detrás de la barra?
Trabajaba en Inglaterra en Londres el 93 y el 94 y ese era el momento en que comenzó el renacimiento de la coctelería a nivel mundial. Yo digo siempre que el 94 tomaba daikiris con mango fresco, algo que todavía es difícil de encontrar. En Londres se impuso la moda de tomar cócteles en vez de cerveza y los barmans del Atlantic Bar, el edificio donde todo empezó,sacaron el cóctel a la calle, las copas salieron del espacio reducido y exclusivo de las barras de hoteles. En Londres lo importante es que tenía una clientela que conocía los clásicos y te corregían cuando algo no estaba bien. Fue una excelente escuela porque el consumidor inglés es un conocedor. Así fue como siglos antes, impulsaron la calidad del Porto y el Cognac. Entonces empecé a interesarme en la historia de la coctelería.

Tutrabajo con el cognac fue todo un desafío  ¿Costó mucho desmitificar la imagen de que el cognac sólo se bebe sólo?
Si lo miro con perspectiva eso era pura imagen porque ya en los libros antiguos, en la década de 1880, existen algunas mezclas de cognac y ginger ale aunque se trata de licores jóvenes. Como fenómeno de consumo se perdió la costumbre de beberlo regularmente por la crisis del filoxera que arrasó con las vides y como no había mucho cognac se optó por beberlo en porciones pequeñas y para grandes ocasiones.

¿Y ahora, cuáles son las tendencias en el mundo?
A modo general la idea es trabajar mucho con frutas frescas. Mango, melón, pepino, furta de la pasión. La manzana tuvo su influjo pero ya no tanto porque se oxida con mucha facilidad. Ahora la idea es utilizar el fruto natural delante del cliente. Hay toda una onda de lo “hecho en la casa”. Los barman hacen sus productos como cervezas, todo es más personalizado. Otro detalle es que la carta de los cócteles de un lugar debe ser una lista de preparaciones que no hay en otro parte. Se ve mucho esto de la coctelería de autor. La otra tendencia es la mixología molecular, algo que muy pocos barman realizan de manera lograda. Para mí,  es un traslado de las técnicas de la gastronomía molecular a la coctelería pero la idea es que el trago quede siempre líquido, sino, es pastelería.

Me imagino que hay mucho trabajo con gelificaciones…
En mixología molecular es difícil hacer algo nuevo que sea bueno. Por eso digo que es más fácil hacer pastelería. La diferencia es que se trata de una manera mucho más técnica de hacer los tragos. Usamos gelificantes, sí, pero de manera muy ligera, en cantidades muy dosificadas.

La idea es no masticar un trago.
El cóctel mismo se puede hacer en cápsulas con el alginato y el calcio pero la idea es no perder el norte con la consistencia adecuada. Me ha tomado mucho tiempo encontrar estos productos. Hace dos años que estoy trabajando en poner estos elementos tras de la barra porque a diferencia de los cocineros no podemos tomar más de cinco minutos para cada preparación. Y este tipos de cócteles toman tiempo. Hay cosas muy precisas pero también muy simples como hacer un mousse o espumas que permanezcan el tiempo en que el trago es bebido.

¿Y qué es lo que se viene? 
Voy a lanzar una nueva línea y mi propia marca de texturantes. Se llama Mixolution y el sitio va a estar pronto en la red. De momento, está disponible sólo para la gente que formo en Barexpertise.

Acá en Chile están pegando mucho los espirituosos saborizados…
Es una tendencia que encuentro interesante porque tiene gusto y no azúcar. Me permite dosificar los grados de dulzor. Amplía la paleta de sabores y me da más libertad. Lo encuentro muy bueno, pero hay que elegir bien los perfumes y la calidad del destilado.

¿Hay algún destilado que se esté tomando más que otro a nivel global. Algo parecido al boom del tequila en los años 90?
El ron, aunque en Europa es un ciclo cada cuatro o cinco años. Pero este año he observado que el tequila está volviendo en algunos bares de Londres. Sin lugar a dudas el vodka tiene un gran momento porque en un mundo de sofisticación de las comunicaciones hay mucha imagen y muchas expectativas con respecto a las etiquetas.

Y para la coctelería es más neutro, más amable
Obviamente es más de fácil de mezclar. Cuando se hace un cóctel con un licor que ha tenido envejecimiento todo es más complicado, se trabaja con otras propiedades.

Revisando tu trabajo me di cuenta de que tú llamas a algunos tragos “los ineludibles de Londres y Nueva York” ¿nos podría recomendar algunos?
Hay cosas muy populares en Londres como el Crumble que es una mezcla muy sencilla y eficaz de crema de moras y gin. Otro ineludible del momento es el Raspberry Collins, un giro al modelo clásico que se puede preparar con vodka. En Nueva York sigue por todo lo alto el famoso Apple Maritni y el Lemon Drop que es un vodka sour con licor aromatizado al limón.

¿Y nos podrías recetar algunos clásicos que haya que probar entes de morir?
Hay muchos cócteles de los años 30 que estás volviendo. Es el caso del Old Fashioned que muy poca gente comprendió que el hielo es un ingrediente importantísimo  más en el cóctel y hay que trabajarlo como corresponde.  Hay que comprender el concepto gustativo que hay detrás de cada cóctel. El margarita es un tragos que hay que beber cuando hace calor. Bueno, un buen dry martini, si estoy en un bar. Un Mojito si estoy cerca de la piscina, además que se trata de un trago que es difícil hacer mal. Finalmente, el Old Fashioned y el Manhattan son clásicos con todas sus letras porque tienen los mismos ingredientes hace más de un siglo.

¿Qué prefieres un barman pirotécnico y parlanchín o un buen mezclador silencioso?
El silencioso, hay que tener un equilibrio entre el consumidor, el barman y la barra. Los malabares me gustan cuando están muy bien hechos. Estoy por el servicio moderno, me interesa, pero es más apropiado para una barra de discoteca. El asunto y el valor  está en la finalidad, en el trabajo de comprender el arte de la mezcla.

¿Qué es lo mejor y lo peor de ser barman?
Me quedo con la libertad y la posibilidad de crear cosas nuevas todos los días. Me gusta tanto mi trabajo que me cuesta pensar en lo peor, pero sin duda, lo peor es la gente que sólo busca emborracharse y que no entiende que lo que uno prepara es para degustarlo.