Archivo de la etiqueta: Piscola

Primator Double 24

Una cerveza que parece una piscola

Primator 24 DoublePrimator Double 24% es el nombre de esta cerveza checa de nada despreciables 10,5º de alcohol. Es una cerveza oscura, de color espresso y espuma de color ceniza, persistente y aromática. Si uno mira el manual, cabe en la categoría de una Porter Doppelbock, pero escapa a la clasificación ortodoxa.

En nariz es pródiga en aromas de fruta negra deshidratada, miel de palma, algo de soya. En boca es viscosa, con un dulzor profundo y licoroso que deja resabios de biscuit con frutas. El amargo, como es de esperar por el estilo de la cerveza, es mas de tostado que de lúpulo. En el final tiene notas cremosas, algo de bizcocho y un final ligeramente almendrado.

Distribuye Comercial Fabres. Paulina Verdugo 3886. Santiago. Tel. 6 2218794 – 98776911. Precio de referencia en bares $3.700 por la botella de 500 cc. Disponible en Glasgow en Viña del Mar y Ciudadano, Amadeus y Kleine Kneipe en Santiago.

tumblr_l8p3k0Codg1qd3kqco1_500

Historia de la piscola

EL NACIMIENTO DE LA PISCOLA

tumblr_l8p3k0Codg1qd3kqco1_500

En el choque entre la bebida global y los destilados locales encontramos la Piscola, el emblema patrio de la mixología nacional. Coctelería sin coctelera, claro. Pero entre sorbo y sorbo, el tin-tin de los hielos me trae un recuerdo a la memoria…

Conversando con el entonces barman del Hotel City en Santiago, el septuagenario Luis Pérez, tenía la mejor referencia del nacimiento de la piscola como emblema coctelero nacional. “Ya en la década del sesenta comienza la gente a pedir piscolas, aunque en ese entonces era obligado el de 30º, eran más suavecitas que las de ahora”, me comentó risueño. El dato lo confirmó la web institucional de la bebida cola más consumida en nuestro país, ubicando en las postrimerías de la década del 50 el auge y posicionamiento definitivo de la marca en Chile.

“Lo del limón como agregado es un elemento ya más moderno”, comentaba don Luis que siempre agitaba con energía la coctelera tras la barra de este hotel vintage que cedrró sus puertas. Y aunque Luis Pérez, había jubilado y había sido recontratado por el hotel. Lo que mejor sabía hacer eran cócteles. Siempre será un campeón.

Ilustración de Javiera Edwards del libro Dulce Patria / Iconos Chilenos