Archivo de la etiqueta: Vino

el-granpetit-vino

El Gran Petit explora dos monovarietales casi desconocidos

Se rumorea que el mercado brasileño arrasó con este vino construido por las manos maestras de la enóloga Irene Paiva en su versión anterior. Por eso fue muy difícil encontrar la añada 2014 (la primera de esta etiqueta). Lo cierto es que sea cual sea la razón, los entendemos. Por eso, no pierda la oportunidad de degustar la edición 2015 de esta botella que demuestra que Chile es mucho más de Cabernet Sauvignon, Sauvignon Blanc o Carménère. El Gran Petit es un dueto del valle del Cachapoal compuesto por Petit Sirah y Petit Verdot. Tiene un color profundo y bordes violáceos. Intenso. Huele a fruta negra deshidratada. Ciruelas, algo de higos. Volatiliza algo de alcohol de sus 14,5º. En la nariz se aprecian notas de especias dulces, canela, anís estrellado, fruta y más fruta. En la boca es dócil, suave, aterciopelado. Con un matiz dulce y goloso. Iría bien con carne de caza, patés. Cortes de carne con alta infiltración. En el paladar queda dando vueltas una nota de caramelo y confitura. Un vino que nace del ala experimental que tiene Grupo Belén que congrega a viñas como Morandé, Vistamar, Mancura, Zorzal, entre otras, y ya tiene un catálogo de etiquetas que vale (y mucho) la pena tener en cuenta: A saber,   Tiraziš (un syrah de clima frío hecho por Sven Bruchfeld), Despechado (un fresco pinot noir elaborado por Daniela Salinas), Creole (un blend de Ricardo Baettig y Bestiario (de los hermanos Michelini). Disponible en tiendas especializadas y en House Casa del Vino. Precio de referencia $10.000.

Libro vinos con cuento E Brethauer

Vinos Con Cuento

Libro vinos con cuento E Brethauer

Eduardo Brethauer es un reconocido periodista consagrado a probar y evaluar vinos. Una dilatada carrera que le da el juego de piernas necesario para poder compilar en este trabajo sus vinos favoritos ensamblando humor y asertividad. El libro es una polaroid del universo viñatero nacional, pero en clave más íntima, casi como si esta imagen perteneciera a su cuenta de Instagram (en sentido metafórico). Figuran 248 etiquetas clasificadas y con precisas notas de cata. El viaje es divertido y ameno, con sugerentes capítulos que se titulan como vinos surfistas, bailarines, intelectuales, acampados, lujuriosos, cancheros, gozadores. Pero en sus 162 páginas también se incluyen listas de vinos para inusuales momentos de consumo, como para pedir perdón, por ejemplo. El ejemplar se engalana con ilustraciones de Omar Galindo y es una novedosa hoja de ruta para el creciente y cada vez más cambiante y diverso panorama del vino nacional.    Vinos con Cuento se encuentra disponible en Feria Chilena del Libro. Precio de referencia $9.900.

 

Pipeño Cacique Maravilla

Pipeño de remonbre

Pipeño Cacique Maravilla

El Pipeño de Manuel Mayorga, proveniente del secano interior de Yumbel está en en el pináculo de los de su categoría. Un vino simple, que apenas se sulfita y provienen de parras de uva país de hasta 250 años de antigüedad. Posee un color ligero, sin mucho brillo y algo ceniciento. En nariz, deja sentir fruta joven, fresca, casi con aroma a lagar. No hay maderas, ni barrica de guarda entre medio. En la boca es de vibrante acidez y emerge más fruta fresca. Claramente no es un vino para guardarlo, además que sus 12,3º de alcohol conspiran para que su consumo sea vertiginoso. Perfecto para acompañar achuras que se asan a a la parilla, platos chilenos y algunos pescados como los pejerreyes. Precio de referencia $7.900 para su envase de 1 litro. Disponible a través de Chanchos Deslenguados y La Vinoteca. www.caciquemaravilla.cl

Tierra de Tomenelo

La Greda Vasija

La mezcla Tierra de Tomenelo Cabernet Sauvignon/ Merlot 2003 es un vino único por estas latitudes. Antes que todo hay que signar que es realizado por Angela Pantaleone y Ruggero De Tarczal quien tambien es un reputado viñatero. La Pantaleoni Madre de Elena, una enólogo que en Emilia Romagna desarolla vinos emocionates e imprescindibles desde su trinchera llamada Agrícola La Stoppa.

Este vino salvaje fermenta con levaduras nativas en tinajas de greda, un vino del Cauquenes con un montón de alma.Luego el vin o pasa por un proceso de guarda en madera inerte. La mezcla huele a ciruelas, higos, algo de hierbas gourmet como tomilllo y laurel y tomates deshidratados. ¿Alguien dijo pasta? En la boca tiene una acidez grata y taninos que se entremezclan con lo granular de su cuerpo, con micro polvillo terroso. Tiene algunas notas que podrían parecer defectos pero el tiempo me dará la razón, lo vinos de verdad no tienen prcio. Aunque éste sí: Precio de referencia $5.000.-

Clos Des Fous_Cabernet Sauvignon

Un cabernet para disfrutar

Clos de fous1Fruta vibrante, fresca, parecen ciruelas recién cortadas y emergen algunas especies, canela, pimienta de Jamaica. Y otras nubes aromáticas. En la boca es chispeante, marca algo de guinda, de murtilla.

Advierto respeto por la fruta, no hay maderas demasiado notorias que encapsulan los sabores dentro de un registro monótono. Acá hay taninos que abrazan las paderes interiores del paladar y te van recordando el vino que tienes en la boca. Sublime, no por el precio, no porque es el mejor o el con más puntaje sino porque es un vino que se bebe y te “habla” francamente, dentro de su coto, que sulfita, no está necesariamente en la vereda de los vinos naturales, pero sí se encasilla en lo que llamaría “vinos honestos”.

En este link se podrán saber más de dónde viene los vinos de esta bodega.

Si un amigo me pregunta: Es un vino que muestra una tipicidad única. Si me apuran. Éste es el sabor de los Cabernet Sauvignon bien elaborados de hace 20 años atrás, antes de la irrupción desmedida de la madera o del aserrín, antes de que se pusieran de moda los vinos para castores.

Clos Des Fous. Cabernet Sauvignon 2012. Precio de referencia $7.900.

mesa vino BIstrot

Cuatro Bypass a la copa de vino

A riesgo de ganarme la enemistad de viñateros y algunos sommelieres, en el mundo de los maridajes las vinificaciones no son las únicas compañías de un sabroso platillo.

Cervezas que parecen vinos. Robustas y equiparables al vino incluso en potencia alcohólica. Algunas incluyen maduración en madera, son de intenso color, algunas francamente turbias u oscuras. Otras son las llamadas Barley Wines, una categoría de esas cervezas que se empinan hasta los 12° y acompañan una carne como un tinto.

El eterno Martini. La coctelería siempre será un bastión y un refugio para los que ariscan la nariz con el descorche. Por suerte hay varios restaurantes que han tomado esta consigna y de la mano del finger food surgen alianzas -entre cocktails y bocadillos- que son el cielo.

Vodkas de Origen. A contracorriente de lo que pregonan los licores oscuros (whisky, cognac y ron) el vodka lucha por hacerse más limpio, más dúctil y con la impronta de una procedencia global. Rusia y Polonia tienen la paternidad de este destilado pero han surgido al ruedo Francia, Croacia y Estados Unidos.

Agua no más. Las hay termales, de vertiente y minerales. Hay algunas que evidencian todo su potencial salino o bien con notas de ceniza cuando provienen de deshielos o de vertientes que tienen un recorrido volcánico. Aguzando el paladar, el agua así, no es nada insípida.

Publicado por Spafax en revista IN, Mayo de 2011, Especial Vinos.

Aquitania Rose 2013

Un rosado lleno de deliciosa fruta.

Aquitania Rosé 2013 Maipo

Este Cabernet Sauvignon vinificado al modo de los rosados posee un color con toque anaranjados, destellos cobrizos, no es un rosado de aspecto Barbie. Huele a granadina, a sirope, jugo de frutas cocidas, frambuesa. En la boca es agradable, con una acidez que recuerda morder una manzana. Tiene algo que lo emparenta con una sidra, aunque con un curpo más oleoso y, obvio, sin carbónico. Al final, deja una sensación agradable de frutas rojas y algo de caramelo. Ligero, rico para beber en una terraza, tardes de otoño templadas, combinar con quesos de pelo blanco.  Aquitania Rosé. Valle del Maipo. Precio de referencia. $4.000.

Wine Most Admired

Concha y Toro le cede el trono a Torres

 Drink International

Fuente: Escuela de los Sentidos www.escueladelossentidos.cl

Según el testeo “Most Admired Wine Brands 2014” la bodega española Torres sube del segundo al primer lugar como la marca de vinos más admirada del mundo, dejando a Concha y Toro en segundo lugar. Otro de los chilenos que están en la lista son Cono Sur, que sube algunos escalones haste el puesto 16 y viña Leyda que también figura entre las 50 marcas de vino más destacadas del mundo, consignándola en la posición número 35, a nivel global. Le siguen Undurraga en el puesto 43 y Santa Rita en el casillero 47 (baja 17 casilleros) en este ránking.

Cada año la votación se hace más global y robusta. Este año, votaron más de 200 respetados profesionales ligados al vino, incluyendo Masters of Wine, consultores, periodistas especializados, vendedores, cavistas y vendedores de todo el mundo. Si desea revisar el listado completo puede ver el impecable dossier que publicó recientemente Drink International aqui.

La lista de las diez bodegas má admiradas es la siguiente:

1. Torres, que trepa del segundo lugar a la cima.

2. Casillero del Diablo, bajó un puesto.

3. Château Latour, se repite en el podio.

4. Tignanello, que sube 28 puestos.

5. Penfolds, baja dos escalones.

6. Château d’Yquem, repite su ubicación.

7. Château Margaux, sube 13.

8. Cloudy Bay, desciende 3 posiciones.

9. Guigal, cae un puesto.

10. Vega Sicilia repite su lugar.

Carmen Petite Sirah 2010

Carmen Petite Sirah 2010

CARMEN PETITE SIRAH 2010 2

Bien goloso es este Petite Sirah Reserva 2010 de Carmen. Un vino difícil de conseguir en el retail. Es un líquido viscoso, de un turbio y poderoso morado con tonos y brillos azulados. En nariz resaltan berries y sus respectivas mermeladas. Arándano maduro, bizcocho, guinda en aguardiente, algo achocolatado, especies como anís. En la boca se realzan esos sabores y emergen ricos taninos, un amargo sutil y un cuerpo robusto, que queda dando vueltas en el paladar. Algo de madera. Me encantaría probar este vino sin ella. Carnes de caza y parrilla, quesos duros y maduros se verán potenciados con este tinto.

Precio se referencia $7.200. Disponible en La Vinoteca y Española Boutique $6200.

Si un amigo me pregunta: Es goloso, robusto y potente (se empina hasta 14 grados). Yo lo pondría en el refrigerador unos 10 minutos antes de servirlo.

tumblr_l8pevvW6Zq1qcxr5i

Tragos Nacionales

El recetario nacional para el bar cuenta con emblemas bien sólidos que sirven para esquivar el paso obligatorio por el pisco sour, sempiterno acompañante y caballito de batalla de los brindis de delegaciones y turistas. Atrévase.

tumblr_l8pevvW6Zq1qcxr5i

Sed Nacional

Si cierra los ojos y se pone a pensar en tragos nacionales que no sean ni la piscola ni el pisco sour, uno de los primeros nombres que emergen es el del Pichuncho (pisco con vermouth rosado y cáscara de limón). En el Liguria este trago tiene una apariencia fina y servido en la clásica copa de martini, reluce toda la oleosidad y textura en boca de la aleación más pituca de nuestra inventiva etílica, ideal como aperitivo. En la Confitería Torres presenta esta misma apariencia y la justa medida hace de la experiencia de este trago simple, con copa enfriada y adecuadas proporciones, una joya de nuestra cultura etílica, que reductos como La Unión Chica intentan mantener.

Para los que buscan variedad en tragos chilenos, La Batuta es un buen santuario donde encontrar estas preparaciones. Las mezclas están más que correctas, con sabores que sorprenden como los de la tríada que le proponemos. Destaca el Chilean Manhattan, una mixtura bien amalgamada, de pisco, vermouth rosado y amargo de angostura con la cereza reposando al fondo de la copa, que tiene toda la delicadeza de su pariente gringo. El Pantera Rosa es un entretenido y algo femenino trago en vaso largo que reúne pisco, fanta, leche condensada y un toque de granadina. El más chacotero de esta familia es un sorprendente y simplísimo Chuflay (pisco con Bilz o Pap), muy refrescante.

En este rubro, la Confitería Torres es la catedral donde si bien se homenajean preparaciones clásicas también se pueden encontrar otras variantes tan tradicionales como recomendables. Eso lo saben bien los que se han atrevido a tomar como aperitivo el Juanito Rosado, aquí preparado con vodka es un aperitivo de excepción que además tiene la característica global y unisex del pisco sour. De un color intenso y una vibrante espuma, al destilado se le añade jugo de naranja, granadina, clara de huevo y jugo de limón. El Ladrillo, con ron, licor de horchata, jugo de limón y soda, es una combinación muy frutal que recuerda las notas del tutti fruti de las primeras gomas de mascar de nuestra infancia. Cierra las recomendaciones un viaje al pasado mediante las alas de una tradicional Cazuela en Champagne, que ya tenía su espacio en el recetario del Hotel Crillón y ahora es reproducida según la receta original: jugo de frambuesa, naranja o chirimoya se mezcla con mucho hielo (cognac optativo) y con un top de champagne, servido en las copas amplias de espumante, las mismas que ocupa la tradición para el ponche a la romana, la versión pituca del conocido y popular Terremoto, en su versión en El Hoyo o la Piojera.

Cola de Mono: Nuestro propio Bailey’s Si de preparados con identidad se trata, hay una cremoso líquido con base de aguardiente que era popular antes del arribo masivo de las cremas de whisky y las cremas de café. Las teorías acerca del origen del cola de mono apuntan al envase donde se embotellaba este ponche casero, también al arma, marca Colt, que llevaba el presidente Manuel Montt, e incluso la derrota electoral que sufrió don Manuel por la misma época en que se inventó este trago (que por eso se habría llamado “la cola” de Montt). Lo cierto es que el Cola de Mono o colemono es elaborado con pisco o aguardiente, café con leche, azúcar y canela. Se sirve usualmente en las postrimerías de diciembre, pero hay reductos que lo sirven todo el año donde se ofrece sin interrupciones y a la temperatura que requiere, como la anuncian en la entrada de los locales, “heladito”.

Más chilenos La coctelería nacional tiene muchas variantes, entre las que se encuentran nuevas preparaciones y nombres más juguetones que sólo la inventiva popular pudo concebir como el Pillín (pisco con gin) y el Fanfarrón que enfrenta en partes iguales el ron y la gaseosa de naranja. A la hora de las mixturas de menor graduación alcohólica está el Chichón (chicha con pipeño) y un rosé sin enólogo, el Pingüino, que mezcla vino tinto con vino blanco en medidas equivalentes. En otra línea, con más ingenio que burbujas, están una variante del Jote (vino con bebida cola), el Flaite, que al tinto en caja le suma la bebida más barata. De la misma calaña, la Champaña de los Pobres divide su composición en vino blanco y gaseosa incolora, un delirante espumoso casero.